Saltar al contenido

¿Cuándo es necesario hacer cesáreas?

Hay diversas razones médicas en la cuales los nacimientos de bebés deben realizarse a través de cesáreas. Este tipo de operaciones quirúrgicas de gran magnitud son esenciales para preservar la salud y vida de la madre y el bebé durante complicaciones de parto. Las evaluaciones médicas determinarán si se requiere la aplicación de estas cirugías.

Cesáreas necesarias

Las cesáreas son operaciones quirúrgicas de envergadura. A través de ellas los médicos pueden extraer un recién nacido del vientre materno sin la realización de parto natural.

Es una intervención quirúrgica mayor, que debe hacerse en condiciones estipuladas por evaluación médica. Generalmente existen complicaciones de salud durante el embarazo que hacen que las cesáreas sean la opción para preservar la vida y salud del bebé y la madre.

cesarea_1

Una de las principales razones médicas para aplicar cesáreas como forma de parto es la aparición de placenta previa. En este tipo de situaciones, la placenta se encuentra bajo en el útero y cubre total o parcialmente la cérvix.

Suele aparecer en el tercer trimestre del embarazo. Requiere de reposo médico absoluto (estar en cama) y en algunas ocasiones, si es total o parcial, requiere de cesáreas.

Otra de las razones es el desprendimiento de la placenta de la pared uterina.

Relacionado: ¿Por qué alguien es sonámbulo?

Esto puede implicar la falta de oxígeno para el bebé y compromete su vida. Ocurre en el tercer trimestre del embarazo, pero el porcentaje o casuística es mínimo, solo un uno por ciento de mujeres atraviesa este tipo de situaciones.

Cesáreas y complicaciones en el parto

Las cesáreas, generalmente, son intervenciones quirúrgicas programadas con antelación. Los médicos evalúan la situación de la paciente y determinan las condiciones en las cuales se hará la operación.

Pero,  puede suceder que la mujer embarazada inicie un parto natural y surjan complicaciones que requieran el cambio de método. Por ejemplo, hay posibilidad de que ocurra ruptura uterina. En estos casos el útero se desgarra durante la labor de parto y es fundamental pasar a cesáreas de inmediato.

De no hacerlo, el bebé puede sufrir complicaciones por falta de oxígeno ya que la madre puede tener una hemorragia interna. Sin embargo, no es muy frecuente que esto suceda.

cesarea_2

Otra de las situaciones la posición del bebé dentro del útero. Si el neonato está en posición podálica, es decir, con los pies de frente al canal uterino, no se podrá realizar parto normal. Será necesaria la intervención quirúrgica para poder extraer al bebé.

La posición podálica implica que puede haber riesgo fetal. Uno de los principales es el prolapso de cordón umbilical. Cuando esto ocurre, el cordón umbilical sobresale de la pelvis y llega  a salir un poco por la vagina de la madre. Es presionado por el útero cuando este se contrae por la labor de parto.

Sufrimiento fetal y cesáreas

El sufrimiento fetal también es causa para realizar esta operación quirúrgica de envergadura. De hecho, es una de las más comunes. Es la falta de oxígeno al bebé y se detecta a través del monitoreo.

Relacionado: ¿Es lógico llorar de felicidad?

También se aplica cesáreas si durante el parto no hay progreso en el proceso de dilatación. Puede ocurrir que la madre inicie labor de parto con normalidad, pero el proceso se detenga de improvisto. El bebé puede quedar en un estado no óptimo y se haría necesaria la intervención quirúrgica.

Además, si el bebé es prematuro (tiene menos semanas de gestación pero debe nacer) las cesáreas son la mejor opción. Lo que sí puede pasar es que una madre a la que le han practicado cesáreas debe volver a repetir este proceso con nuevos nacimientos.