Saltar al contenido

¿Cuándo es el Día Internacional de los Voluntarios?

El Día Internacional de los Voluntarios se celebra cada 5 de diciembre, desde el año 1985 cuando fue proclamado por la ONU para homenajear a los voluntarios que dedican su vida a una buena causa.

¿Cuándo es el Día Internacional de los Voluntarios?

En el año 1986 se estableció el 5 de diciembre como el Día Internacional de los Voluntarios.

¿Cuándo es el Día Internacional de los Voluntarios?
¿Cuándo es el Día Internacional de los Voluntarios?

Este es un día que en el que en el mundo entero se destaca lo importante que es el trabajo de todas las personas que, sin interés propio, se comprometen a mejorar el mundo en el que vivimos y ayudar a los más necesitados.

Origen

Fue la Asamblea General de Naciones Unidas la que estableció en el año 1985 que cada 5 de diciembre se celebre el Día Internacional del Voluntariado para el Desarrollo Económico y Social.

El 17 de diciembre de ese año, la Asamblea General del ONU comunico este proyecto a los gobiernos y los invito a ser parte del mismo.

Objetivo

El objetivo del Día Internacional de los Voluntarios, celebrado cada 5 de diciembre, es agradecer y homenajear a los voluntarios y las organizaciones, promover sus valores y festejar sus logros ya que no tienen intereses propios sino que dedican su tiempo y esfuerzo a ayudar a quien más lo necesita.

Es muy importante que se tome conciencia sobre lo valioso que es el aporte de todos los voluntarios. Esto animara a que más personas se animen ofrecer sus servicios y así trabajar todos juntos en mejorar el mundo.

¿Qué es ser “voluntario”?

Un voluntario es una persona que, por decisión propia, ofrece su tiempo, esfuerzo y capacidades para ayudar a las personas más necesitadas y vulnerables.

¿Qué es ser “voluntario”?
¿Qué es ser “voluntario”?

Su colaboración es muy importante para poder cumplir metas que mejoran al mundo. Entre estas metas, las principales son contribuir a la paz mundial y al desarrollo sostenible.

Ser voluntario es una decisión totalmente personal. Cada uno debe evaluar las motivaciones y razones que mueven a querer ayudar al mundo sin obtener beneficios materiales o económicos.

Esto no quiere decir que no tenga beneficio, todo lo contrario. Los voluntarios se sienten útiles, conocen y ponen a prueba sus capacidades, viven experiencias que los hacen crecer, mejoran su autoestima, siguen sus valores e ideología, se convierten en un agente de cambio.