Saltar al contenido

¿Cuales son los tres periodos de la historia de Roma?

La historia de Roma se divide en tres grandes períodos, los cuales son: la Monarquía, en la que Roma era gobernada por los reyes; la República, todo el poder importante lo tenían los senadores; y el Imperio, periodo en el cual regresó todo el poder a recaer en un solo hombre.

¿En cuantos continentes logro tener terrictorio Roma?

Roma llegó a ser uno de los imperios más grandes de la historia de la Tierra, pues llegó a tener territorio en 3 continentes (Europa, África y Asia). Roma tuvo que atravesar por 3 períodos en su historia, siendo el primero la Monarquía, luego la República, y por último el Imperios.

Más Información: ¿Cuales son las paradojas de Zenon y Arquimeles ?

Se podría concluir que el Imperio fue su período más importante, pues durante esa época Roma llegó a tener su más grande extensión.

La Monarquía: el primer período de Roma empezó en 753 a. C. y concluyó en 509 a. C., cuando los romanos expulsaron al rey Lucio Tarquinio el Soberbio, un monarca conocido por su maldad.

La Monarquía comenzó con la fundación de Roma el 21 de abril de 753 a. C. por parte de Rómulo y su hermano, Remo, como cuenta la leyenda. Justamente Rómulo fue el primer rey de la Monarquía, luego siguieron Numa Pompilio, Tulio Hostilio, Anco Marcio, Lucio Tarquinio, Servio Tulio y Lucio Tarquinio.

La República: empezó en el año 509 a. C. y concluyó en 27 a. C., fecha en la que Augusto se convirtió en el primer emperador romano. Fue un período caracterizado por el gran poder de los senadores, quienes siempre defendían su poder.

Más Información: ¿Cual es la funcion de los medios de comunicacion?

Durante esa época, Roma se expandió rápidamente en Europa, incluso llegando hasta Oriente Medio

¿Cuando comenzo el Imperio?

El Imperio: comenzó en el año 27 a. C. con la unificación de todos los poderes romanos para un único hombre, llamado Augusto. Concluyó en el año 476 d. C. con la invasión de los pueblos bárbaros.

El Imperio tuvo infinidad de emperadores, desde tiranos aterradores como Calígula o Nerón, hasta líderes tan importantes como Augusto o Trajano.