Saltar al contenido

¿Cuáles son los tipos de cerámica que existen?

Dentro de las diferentes variedades de productos de cerámica, es decir, elaborados con arcillas, los más comunes son la loza de barro, la terracota, el gres y la porcelana. En cualquiera de los casos, el producto final puede dirigirse al entorno de las artes o como pieza funcional y utilitaria.   

La cerámica

Este término se utiliza para describir artículos elaborados con arcilla natural.

En su composición poseen agua, además diferentes materiales orgánicos e inorgánicos.

Estas sustancias pueden diferenciar cada uno de los tipos de trabajo cerámico que existen.

Trabajo de alfarería con arcilla roja.

Por ejemplo, algunos trabajos cerámicos llevan decoraciones, son acristalados y poseen diferentes durezas.

Precisamente, la calidad y dureza del producto final dependen del tipo de arcilla,  los aditivos, la temperatura y la duración de la cocción.

Esto quiere decir que por cerámica se entiende una gran categoría de objetos que incluye alfarerías, losas, terracotas, gres, porcelanas, etc.

Tipos de trabajos cerámicos

Dentro de los objetos de cerámica se pueden encontrar diferentes tipos de trabajos.

En general, la mayoría se procesa de forma similar. Sin embargo, hay variables que determinan las diferencias.

Por ejemplo, hay trabajos cerámicos que se consideran arte y otros no.

Esto quiere decir que algunos tienen usos utilitarios, en cambio otros productos de la cerámica se usan para decorar.

El arte y la técnica de trabajar con arcilla se conocen como alfarería.

Loza de barro

Es el trabajo alfarero básico. Se fabrica con arcilla roja o blanca horneada a baja temperatura.

Casi siempre oscila entre los 1000º y los 1080º C.

Relacionado: ¿Qué se conoce como el Rococó?

Como no alcanza el punto de vitrificación por la baja temperatura, está loza es porosa.

Por este motivo, deben ser vidriadas utilizando esmaltes para que sea hermética.

De los tipos de cerámica este es el más frágil.

Terracota

La palabra proviene del latín “terra cotta”, que quiere decir “tierra cocida”.

Es un tipo de trabajo cerámico rojo que se utiliza casi siempre sin esmaltar y con figuras moldeables.

Se cuece en una temperatura que rodea los 1000º C.

Se caracteriza por un color marrón rojizo que se debe al contenido de hierro de la arcilla.

No obstante, el volumen de hierro puede variar el color entre el amarillo, naranja, rojo, rosa o gris.

Gres

El gres no es un tipo de arcilla, sino más bien un compuesto de arcillas que, además, contiene feldespato y sílice.

La temperatura de cocción es alta. Esta alcanza los 1148º y 1316º C.

Una de sus características principales es que no es poroso.

Cerámica_porcelana
Lámpara de porcelana. La porcelana tiene la propiedad de ser traslúcida, es decir, dejar pasar la luz.

La arcilla blanca, la gris y la roja se vitrifican durante la cocción por lo que el gres hermético.

Debido a esta razón, no es necesario esmaltarlo y se puede utilizar para contener agua.

Sin embargo, es habitual esmaltar el interior del recipiente para darle un acabado más brillante.

En comparación con la loza de barro, el gres es más duro, fuerte y duradero.

Porcelana

La porcelana es arcilla blanca que se utiliza para hacer piezas tanto utilitarias como artísticas.

Además de arcilla, en su composición se encuentra el caolín, feldespato, sílice y cuarzo. Aunque puede tener otros materiales.

Precisamente, el caolín es un tipo arcilla conocido por su translucidez, que le da la característica principal de las porcelanas.

Es decir, al someterse a la temperatura de cocción, la porcelana se vuelve muy blanca y translúcida, lo que permite que la luz se vea través de ella.

Relacionado: ¿Por qué se inventaron las estatuas?

Las demás piezas cerámicas son opacas y no dejan ver la luz.

Casi siempre se hornea a altas temperaturas que pueden superar los 1260º C.

Al igual que el gres, los productos de porcelana se vitrifican y se vuelven herméticos.

Otra característica de la porcelana es que su superficie es muy lisa, incluso sin esmaltar.

Por otra parte, se utiliza una arcilla muy fina que permite realizar detalles delicados e intrincados.

Otra manera de identificar la porcelana es a través del sonido.

Si se le golpea ligeramente sonará de una manera parecida a una campana es decir con un sonido claro y sonoro.

La porcelana es un material, duro y resistente.