Saltar al contenido

¿Cuáles son las aves que hablan?

No todas las aves pueden hablar, pero existen algunas especies – principalmente aves exóticas – que tienen la capacidad de aprender a pronunciar palabras e imitar sonidos.

¿Cuáles son las especies de pájaros que hablan?

Existen varias especies de aves que tienen la cualidad de poder hablar, es decir, que son capaces de aprender a pronunciar algunas palabras.

Las aves que pueden hablar son:

Periquito: Solo los machos son capaces de aprender a hablar. Al tener una voz muy grave y hablar rápido puede ser difícil entender lo que dicen.

Loro: Las especies de loros que pueden hablar son los loros eclectos y loros africanos. Estos aprenden a hablar rápidamente y pueden imitar diferentes tipos de sonidos.

Cotorra monje: Estas aves son muy habladoras, ademas también imitan sonidos de personas y animales.

Cacatúas: Aunque aprender a imitar sonidos y palabras, no se entiende muy bien lo que dicen. Las cacatúas ninfas hembras son las únicas que no pueden hablar.

Guacamayos: Estas aves tan coloridas pueden pronunciar palabras, pero prefieren imitar sonidos.

¿Cómo enseñar a un ave a hablar ?

Enseñar a hablar a un ave requiere de mucha paciencia y persistencia. Estas aves aprenden en base a la repetición por lo que necesitan de alguien que les repita las palabras para que ellas puedan imitarlas.

Para enseñar a un ave a hablar es importante tener una buena relación con ellas, a estas aves les gusta socializar.

Ellas aprenderán más fácil las palabras cortas, de dos silabas, y que son fáciles de recordar. Es necesario repetírselas varias veces para que ellos puedan imitarlas y así aprenderlas.

Se debe comenzar enseñándoles palabras que se utilizan en el día a día, como saludos, su nombre, el nombre de su comida, entre otras.
La palabra que se le quiere enseñar debe ser repetida varias veces, siempre con la misma entonación
Es importante no cansar al animal, así que solo se le debe enseñar por 10 – 15 minutos, no más, pero varias veces por día. Es importante cuidar que al enseñar no haya otras distracciones y el animal este alimentado y despierto.

Las recompensas también tienen un buen resultado. Cada vez que el ave repita alguna palabra que se le enseña se le debe entregar un premio.