Saltar al contenido

¿Cuál es la moraleja de la ratita presumida?

La “Ratita presumida” es un cuento infantil clásico que relata la historia de una ratoncita que toma una mala decision a la hora de escoger su marido. Este cuento enseña que no hay que apresurarse por buscar pareja y no hay que guiarse por las apariencias de una persona.

¿Cómo es el cuento de la Ratoncita Presumida?

El cuento relata que había una ratita muy joven y trabajadora que un día barriendo el portal de su hogar se encontró una moneda.
Pensaba que podía comprarse. Quería comprar tela para hacer un vestido o un sombrero nuevo. Mejor decidió que compraría cintas de seda de colores y llevaría unos lazos en las coletas y los zapatos, así luciría mas coqueta y refinada.

Muchos animales se acercaron a ella cuando se sentó en la puerta de su casa para presumir a quien pasaba por allí.
El pato le propuso casamiento, pero ella le dijo que no por sus graznidos. Lo mismo le respondió al cerdo ya que por las noches sus ruidos no la dejarían dormir. De la misma manera rechazo al perro, al asno, al grillo, al carnero y al gallo.

Cuando apareció un gato blanco con su propuesta para casarse con la ratita y le dijo que el por la noches dormiría callado ¡Ella acepto!

La noche después de la boda cuando la ratita presumida iba a preparar la cena descubrió que la cena del gato seria ella. El gato la ataco y ella grito tan fuerte que alerto a los demás animales que fueron en su ayuda y la socorrieron.

¿Qué enseñanza transmite el cuento de la “Ratita presumida”?

Un cuento infantil muy antiguo, escrito en el contexto de una sociedad muy diferente a la de hoy en día, que enseñaba que ser presumida tenia malas consecuencias y que no se debe escoger pareja tomando como referencia la apariencia exterior de una persona.

Esta ultima enseñanza es correcta. ¿Quien se casaría con alguien que conoce de un momento a otro? El gato se presento como el mejor postulante, pero fue el peor. Esta es una decision importante en la vida, no hay que precipitarse en elegir. Es mejor estar solo que mal acompañado.