Saltar al contenido

¿Cuál es la moraleja de la gallina de los huevos de oro?

La fábula titulada ‘La gallina de los huevos de oro’ enseña a las personas la importancia de valorar lo que se tiene, ser paciente y no dejarse llevar por la ambición porque el querer tenerlo todo en ocasiones puede dejar a una persona en la nada.

¿Cómo es la fabula de la gallina de los huevos de oro?

Esta historia relata como un granjero recibe un regalo de la vida que le cambia totalmente su suerte, pero luego su ambición lo termina haciendo perder todo.

Este hombre tenia una granja pequeña con pocos animales. Era muy pobre. Todos los días se esforzaba mucho en trabajar para poder tener su sustento básico. A pesar de su pobreza, siempre fantaseaba con ser rico.

Un día este granjero quedo sorprendido al encontrar una gallina nueva en su granja. No era una gallina común, todo lo contrario. Esta era una gallina muy especial ya que cada día ponía un huevo de oro.
Por supuesto esto puso muy feliz al granjero ¡Por fin todos sus sueños podrían hacerse realidad!

Esta gallina recibía el mejor de los cuidados: la alimentaba correctamente todos los días, la llevaba de paseo al estanque y por la noche descansaba en un lecho de paja. Como recompensa, la gallina cada día ponía un huevo de oro.

Gracias a la ganancia que obtenía, el granjero pudo comprar más tierras y animales. Esto despertó la ambición del hombre. Siempre quería más, ya no le conformaba lo que tenia. No podía esperar a que la gallina ponga un huevo por día, necesitaba más. Así que ya impaciente por esperar 24 horas, decidió abrir la gallina para sacar el huevo que tenia dentro. La gallina fue sacrificada por ambición y al abrirla se encontró con otra gran sorpresa: era una gallina normal. El granjero perdió todo en minutos.

¿Cuál es la enseñanza que transmite el cuento “La gallina de los huevos de oro”?

Aunque el cuento de “La gallina de los huevos de oro” es infantil, las moralejas que transmite son útiles para toda la vida.

Esta historia enseña que la ambición sin limites nunca es buena. En la vida hay que saber valorar lo que se tiene y ser paciente, a veces la impaciencia hace tomar las peores decisiones.