Saltar al contenido

¿Cuál es el significado y origen del pastel de boda?

En las celebraciones de boda, el pastel es una tradición muy importante. Esta tiene su origen en la cultura romana, antiguamente rompían un pan sobre la cabeza de la novia y los invitados comían las migajas. El pastel de boda es un símbolo de buena suerte para la pareja y su descendencia.

¿Cómo se origino la tradición del pastel de boda?

La historia de la tradición del pastel de boda comenzó en la Antigua Roma. En aquella época los novios no tenían un pastel como el que acostumbramos en la actualidad. En su lugar había un trozo de pan preparado a base de harina y sal.
Este simbolizaban la bendición, la prosperidad y la fertilidad de la pareja de recién casados.
Según la costumbre, el novio debía comer la mitad de este pan- torta, luego la otra mitad era colocado sobre la cabeza de la novia y se partía dejando caer migajas que comían los invitados. Nadie se podía negar a comer una migaja ya que esto se hacia para que ellos compartan la bendición de la pareja.

Ya en el siglo XII, en Inglaterra se cambio un poco esta tradición Ahora eran los invitados quienes llevaban pasteles pequeños a la celebración Los novios debían acomodar los pasteles uno encima de otro formando una torre. Al finalizar, sellaban esta unión dándose un beso.
La torre de pasteles debía mantenerse en pie, esto significaba buen augurio para la pareja. En cambio si se caía se ponía en duda su felicidad y prosperidad.

En los años de reinado de Carlos II, un cocinero de origen francés tuvo una idea para evitar que la torre de pasteles se siga derrumbando y esto arruine el momento de felicidad de las parejas, e ideo un pastel de varios pisos.
Otra versión de la historia dice que estos pasteles altos fueron creados por primera vez por un pastelero todavía enamorado de su ex novia, quien estaba casándose con otro hombre, para sorprenderla en su boda.

¿Qué significa el pastel de boda?

El pastel de boda tiene un gran significado para la pareja que se casa. Este representa la felicidad y la fertilidad.

En un principio el pastel era de color blanco para representar la pureza. Con el tiempo esta tradición fue cambiando ya que en la actualidad se pueden ver pasteles de todos los colores, pero por lo general siempre se siguen eligiendo tonos claros para que aporten paz y relajen las emociones de los novios durante la celebración.

Según las costumbres antiguas, la novia debía cortar el pastel y servir a la familia de su marido, esto es una muestra de amabilidad y cortesía En la actualidad ya no se practica tanto esta costumbre, la amabilidad se muestra con otros actos.

El pastel también representa la abundancia para la pareja por eso ambos deben cortar el pastel juntos, simbolizando la unión y el apoyo mutuo.