Saltar al contenido

¿Cuál es el mejor calzado para conducir?

Los mejores calzados para conducir son las zapatillas, ya sean deportivas o casuales, y con suela goma baja. Deben ser un calzado cómodo y seguro. Nunca hay que conducir con tacones altos o sandalias que no tengan buena sujeción, tampoco con calzados con suela gruesa como botas de agua.

¿Por qué es importante llevar el calzado adecuado al conducir?

Aunque parezca que el calzado es solo un detalle más a la hora de conducir, la verdad es que es muy importante, casi fundamental, para conducir cómodo y seguro.

Al conducir con un calzado adecuado se evita el sobreesfuerzo de los pies que produce cansancio y agotamiento.

Ademas, también se evitan molestias e incomodidades que pueden distraer al conducir. Si se esta cómodo se puede conducir con más confianza y seguridad.

¿Cómo elegir el calzado adecuado para conducir?

El calzado adecuado para conducir debe cumplir con algunas características básicas:

  • La suela tiene que ser plana
  • No tiene que apretar los pies, ni siquiera rozarlos generando molestias
  • Deben ser de la talla justa, no deben quedar grandes porque no son cómodos
  • Es necesario que sea flexible para que se puedan realizar las maniobras al conducir sin molestias
  • En el caso de ser botas hay que asegurarse que no provoquen molestias en el tobillo

¿Cuáles son los mejores tipos de calzado para conducir?

Entre los tipos de calzados más recomendados para conducir se encuentran:

  • Zapatillas deportivas: Son calzados cómodos, frescos, con suela flexible. Mucho más los calzados especiales para running.
  • Mocasines: Este calzado también tiene una suela cómoda y flexible por lo que permiten pisar los pedales sin molestias ni cansancio.
  • Botines de conducción: Estos botines fueron diseñados para la conducción de coches deportivas. Son zapatillas ajustadas y con suela fina.

¿Cuáles son los calzados no recomendados para conducir?

Por otra parte también es importante conocer cuales son los tipos de calzados no recomendados para conducir, entre ellos hay que evitar:

  • Sandalias y chanclas de playa ya que dejan el pie suelto, no son flexible y su suela es resbaladiza.
  • Zapatos de tacones, mucho menos tacones finos. Estos no permiten que el talón sea el punto de apoyo, se pierde inestabilidad y presición, y se puede lastimar el pie.
  • Botas de montaña que tienen la suela muy gruesa y ademas son pesadas por lo que son incomodas y cansan los pies.
  • Botas camperas o de cowboys que, por cierto, lucen muy bien pero son complicados para conducir porque tienen tacón