Saltar al contenido

¿Cuál fue la primera película de la historia del cine?

La primera película de la historia del cine fue realizada por los hermanos Lumière, quienes el 28 de diciembre de 1895 proyectaron una película donde se veía a unos obreros salir de una fábrica francesa de Lyon, la demolición de un muro, la llegada de un tren y la salida de un barco del puerto. Eran grabaciones breves de la vida cotidiana, sin actores, con decorados naturales y la cámara fija.

Proyección de la primera película

La primera película se proyectó en el “Salón Indien” del Grand Gafé, en el Boulevard des Capucines, en París. El éxito de esta película fue instantáneo no sólo en Francia, sino también en Europa y América del Norte, por lo que en un año los hermanos Lumière crearon más de 500 películas más.

Una de las tomas para la primera película de la historia del cine
Una de las tomas para la primera película de la historia del cine

El cine nace durante la época industrial

Los hermanos Lumiére tenían varios años en su proyecto y en aquel momento ya habían filmado un centenar de películas con un máximo de duración de un minuto, deciden mostrar en París su valioso invento. Fue una presentación temerosa, porque no tenían mucha confianza en sus probabilidades económicas ni artísticas. Después de diferentes negociaciones lograron encontrar un local sencillo muy al estilo oriental el Salón del Gran Café del Boulevard de los Capuchinos. Eligieron una sala de pocas dimensiones, de manera que si el proyecto fracasaba, lo haría de forma inadvertida.

El primer momento de la historia del cine

El 28 de diciembre de 1895, considerado de manera oficial el primer momento de la historia del cine. Los organizadores no estuvieron muy equivocados al principio, pues no fue una presentación extraordinaria, apenas asistieron unas 35 personas. La publicidad fue poca y el cartel elaborado rápidamente no fue muy representativo.

Según Gubern 1989 los Lumiere colocaron de forma precavida un cartel anunciador en los cristales del Gran Café, para que las personas que transitaban por allí pudieran ver de qué se trataba el invento denominado “Cinematographe Lumiére”. Según cita Gubern, al principio de aquella función reinaba el esceptismo, pero al observar los carruajes que se movían por las calles de Lyon, los espectadores quedaron estupefactos, boquiabiertos y bastante sorprendidos más allá de sus expresiones.