Saltar al contenido

¿Cómo vivir siendo alergico a los ácaros?

Si eres alérgico a los ácaros debes aprender como controlar la alergia para evitar los síntomas Son consejos sencillos como usar deshumidificador en tus ambientes, evitar adornos y muebles que acumulen polvos, limpiar con aspiradora y paño húmedo, lavar la ropa de cama con agua caliente, entre otros.

¿Qué son los ácaros?

Los ácaros son insectos que forman parte de la familia de los arácnidos. Tienen un tamaño microscópico, no superan los 0,5 milímetros.

No son perceptibles a la vista por eso no nos damos cuenta de su presencia, pero estos microorganismos habitan en el polvo.

Se cree que existen más de 50 mil especies de ácaros diferentes, pero solo una mínima parte de ellos produce alergia. En realidad no es el insecto en si el que provoca alergia, sino sus heces.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia a los ácaros?

Alguien que es alérgico a los ácaros debe conocer cuales son los síntomas principales:

  • Rinitis: La alergia inflama las fosas nasales, especialmente en las horas de la mañana. Esto produce obstrucción nasal y puede ocasionar picor. Ademas, también es común que el picor se sienta en la garganta y el paladar. Otros síntomas son la secreción nasal y los estornudos seguidos.
  • Conjuntivitis: Esto provoca molestias en los ojos como enrojecimiento, picor y lagrimeo.
  • Asma: La alergia puede también llegar a tener efectos negativos en los bronquios, desencadenando un ataque de asma. Esto produce problemas para respirar, sibilancias, dolor y opresión en el pecho.

¿Cómo controlar la alergia a los ácaros?

Es importante saber como controlar la alergia a los ácaros y así evitar la manifestación de los síntomas que no solo son molestos sino que afectan negativamente la calidad de vida.

  • Nivel de humedad bajo. En el hogar y los ambientes que habitan las personas alérgicas, el nivel de humedad debe mantenerse menor al 50%. Se recomienda utilizar un deshumidificador.
  • Evitar levantar polvo al limpiar. Es aconsejable utilizar un paño húmedo para retirar el polvo sin que este se disperse por el ambiente.
  • Limpia con una aspiradora. Este elemento es fundamental para limpiar los muebles tapizados, alfombras y otras superficies donde se acumula mucho polvo.
  • Usar cubrecamas y fundas de almohada antialérgicos. Estas fundas están diseñadas especialmente para evitar que los ácaros se acumulen en la cama.
  • Lavar la ropa de cama con frecuencia. Las sabanas, fundas y mantas deben lavarse al menos una vez por semana con agua caliente, superior a los 60ºC, para eliminar los ácaros que puedan haberse acumulado.
  • Evita las alfombras y otros adornos similares. Los adornos de mesa, las alfombras, tapetes, mantas y peluches, entre otros, son objetos que acumulan mucho polvo y en donde pueden habitar ácaros.