Saltar al contenido

¿Cómo usar una faja sin dañar la salud?

Las fajas pueden convertirse en grandes aliadas para modelar la figura, siempre que se las utilice de forma correcta. Ya sea que se trate de una faja modeladora, para hacer ejercicio o usar después del embarazo, es fundamental aprender cómo usar una faja sin dañar la salud y para esto nada mejor que seguir las indicaciones de los médicos.

¿Cómo usar una faja sin dañar la salud?

Se pueden escuchar muchos comentarios negativos sobre las fajas pero en realidad el problema no es la “faja modeladora” en si, sino el no saber como utilizarlas de forma correcta.

¿Cómo usar una faja sin dañar la salud?
¿Cómo usar una faja sin dañar la salud?

Según los expertos, para usar una faja sin dañar la salud es necesario escoger el tipo y talle de faja adecuado, además de seguir otros consejos básicos para evitar riesgos.

Riesgos de usar faja de forma incorrecta

Comprime los órganos:

Si la faja aprieta mucho el abdomen se comprime el estomago, el intestino y el colon. Como consecuencia, ademas del dolor que esto provoca, también causa acidez estomacal, gases e incontinencia.

Dolor y entumecimiento en las piernas

Las piernas son las que mas sufren con las fajas demasiado apretadas ya que se comprime el nervio periférico. Esto causa hormigueo, entumecimiento y dolor, además de afectar la circulacion sanguínea pudiendo causar problemas vasculares.

Infecciones

El uso de fajas puede acumular humedad en diferentes zonas del cuerpo y provocar infecciones, especialmente en personas que tienen problemas de sudoración excesiva.

Escoger el tipo de faja reductora indicado

Al momento de ir a comprar una faja es necesario saber que tipo de faja se busca y esto depende del fin con el que se la va a utilizar. Básicamente existen 3 tipos de fajas reductoras:

Uso diario:

Estas fajas están diseñadas para poder ser utilizadas en la vida cotidiana. Son cómodas, flexibles y no se notan con la ropa. Lo mejor de todo es que pueden ser utilizadas por largas horas sin causar molestias o daños en el cuerpo.

Para hacer deporte:

Las fajas para deportistas, a diferencia de las fajas de uso diario, están confeccionadas con un material mucho más resistente para poder soportar los movimientos del entrenamiento. Estas no solo ayudan a modelar el cuerpo sino también a corregir la postura.

Después del embarazo:

El cuerpo de la mujer puede cambiar mucho con el embarazo por eso los médicos recomiendan usar una faja post parto para lograr que sea más fácil bajar la barriga y que los músculos abdominales se reafirmen nuevamente.

Escoger la talla de faja adecuada

Otra cuestión que es fundamental para usar una faja sin dañar la salud es escoger la talla de faja adecuada para cada persona.

Si se usa una faja de talla pequeña que quede muy ajustada, ademas de causar incomodidad, también puede provocar molestias en el estomago y dolores al moverse. Por el contrario, si la faja queda grande no se lograran conseguir los resultados que se desean. La faja debe ser ajustada, pero no debe apretar demasiado.

Para escoger la talla de la faja hay que tomar la medida de la cintura en centímetros ya que la mayoría de las guías de talles se basan en este dato.

Consejos para usar faja de forma correcta

Consejos para usar faja de forma correcta
Consejos para usar faja de forma correcta
  • No cometas el error de pensar que una faja de talla más chica tendrá mejores resultados porque te queda más ajustada.
  • Las fajas deben estar confeccionadas, preferentemente, en un material transpirable.
  • Para evitar incomodidades comienza usando la faja solo unas pocas horas al día y ve aumentando gradualmente la cantidad de tiempo que la llevas puesta.
  • Nunca se debe dormir fajada ya que esto puede provocar asfixia.
  • Es muy importante que sigas las indicaciones del medico y lo mantengas al tanto sobre cualquier incomodidad o síntoma extraño que puedas llegar a sentir al usar la faja.