Saltar al contenido

¿Cómo tratar la migraña con remedios caseros?

Se denomina “migraña” a un dolor de cabeza agudo y reincidente. Existen remedios caseros para aliviar la migraña con hielo, sal y limón, aceite esencial de menta, e infusiones de hierbas.

¿Qué es la migraña?

La migraña es un dolor de cabeza intenso que reincide una y otra vez. Generalmente el dolor se da en una mitad de la cabeza, raramente se siente en las dos mitades. La duración del dolor puede ir entre 4 y 72 horas, haciéndose cada vez más intenso y grave.

No se trata de un dolor de cabeza normal, ya que la migraña se encuentra acompañada de otros síntomas como mareos, fatiga, hipersensibilidad a luz y olores, entumecimientos y malestar general, entre otros.

Las causas de la migraña son muy variadas, entre ellas: estrés, noches de insomnio, exposición al sol, mala alimentación, ruidos fuertes, olores intensos, y/o luces brillantes.

¿Cómo curar la migraña con recetas naturales?

Los síntomas de la migraña pueden ser muy intensos y agudos. Afortunadamente existen algunas recetas naturales que, por las propiedades de sus ingredientes, pueden combatir este dolor y curarlo en pocos minutos.

Una buena manera de calmar la migraña es bebiendo una infusión de manzanilla, lúpulo, hierba gatera y menta. La cantidad de cada uno de estos ingredientes es de entre 20 gr y 30 gr.
Esta infusión tiene excelentes resultados, en poco tiempo los dolores de cabeza y demás síntomas desaparecerán.

Otra técnica para curar la migraña es aplicar aceite esencial de menta. Esta planta tiene propiedades que alivian la inflamación y es muy beneficiosa para la migraña.
Este aceite es muy fácil de conseguir. Ademas, esta receta casera también es muy sencilla y rápida. Solo se debe aplicar un poco de aceite sobre el cuero cabelludo, una cucharada pequeña sera suficiente. Con una toalla mojada en agua fría se debe envolver la cabeza y permanecer así por unos cuantos minutos.

También se recomienda utilizar hielo para aliviar el dolor de cabeza. Simplemente se deben colocar algunos cubos congelados en una bolsa y envolverla con una tela fina. Luego, se debe apoyar en la zona del dolor por 15 o 20 minutos.

Por ultimo, también se recomienda preparar un zumo de sal y limón. Dos limones y dos cucharadas de sal, preferentemente sal marina. Este zumo debe tomarse de un trago. Es muy efectivo.