Saltar al contenido

¿Cómo surgió la leyenda de los unicornios?

El mito de los unicornios surgió completamente de la imaginación del ser humano. La idea que existía un animal similar al caballo pero con un cuerno mágico tiene su origen en la Antigua Grecia.

¿Qué es un unicornio?

El termino “unicornio” deriva del latín, de ‘unun’ que significa: uno y de ‘cornu’ que quiere decir: cuerno. En resumen, unicornio significa animal de un cuerno.

Un unicornio es una criatura mitológica. Se lo describe como un caballo de color blanco que se destaca por tener un cuerno dorado y largo en la frente que tenia poderes mágicos y curativos.

¿Quién invento la leyenda del unicornio?

Los unicornios no son más que una leyenda, todavía no existe una persona que pueda afirmar y demostrar que ha visto un unicornio en la vida real.

La leyenda del unicornio tiene muchísimos años de historia. Esta historia nació en la imaginación de los hombres y por el desconocimiento que había antes, en tiempos antiguos ya que aunque no se trata de un animal real si esta basado en uno.

Benjamín Radford, un reconocido psicólogo, explico que el unicornio no es producto solo de la imaginación, sino que tiene varias fuentes y poco a poco fue evolucionando hasta llegar a ser la leyenda que conocemos hoy.
Parece ser que la idea de este animal mágico nació en el siglo IV, viajeros le contaron sus experiencias a un medico y entre estas historias le comentaron sobre un animal salvaje similar a un caballo, de tamaño más grande, color blanco y con un cuerno en la frente.
Este relato se popularizo mucho y la gente comenzó a creer que estos animales existían, aunque nunca pudieron conocerlos.
Fue en base a esta historia que muchos artistas pintaron obras con unicornios, a pesar que nunca los han visto o conocidos realmente.

Se pensaba que los unicornios habitaban en tierras lejanas y que por esto no tenían la oportunidad de conocerlos. También se conoció una versión que decía que los unicornios habían existido alguna vez y que los cazadores los habían extinguido.