Saltar al contenido

¿Cómo ser un buen observador?

La observación es una habilidad, que puede desarrollarse de forma progresiva y en la medida que sigas ciertas recomendaciones podrás avanzar hasta desarrollarla de forma espontánea. Comienza por mirar tu entorno con atención y procura memorizar los detalles de ese entorno para luego plantearte preguntas en cuanto al mismo, de forma objetiva sin juzgar. Luego realiza deducciones que permitan diferenciar los detalles importantes de aquellos que no lo son y así llegarás a ser un buen observador.

Beneficios de ser un buen observador

La observación aporta interesantes beneficios, de los cuales se mencionan los siguientes:

La observación permite adquirir información sobre el entorno que nos rodea, así como de las personas con las que interactuamos y sobre nosotros mismos facilitando al mismo tiempo el conocimiento necesario para la interrelación personal y social.

Cómo ser un buen observador
Observar los detalles agudiza nuestros sentidos

Cuando se observa sin emitir valoraciones personales, y logras centrarte en los hechos que suceden, tus críticas serán fundamentadas en la objetividad, lo que te convierte en una persona con buen criterio.

 Así mismo, facilita que puedas apreciar las cosas positivas en ti mismo y en las demás personas, para reforzar los comportamientos positivos.

El ser un buen observador ayuda en la solución de los problemas, debido a que la información que se adquiere conduce a identificar la causa de la situación y desde allí se puede gestionar la solución de una manera eficiente.

Más Información: ¿Qué significa la frase «Haz el bien sin mirar a quién»?

Además la observación estimula al cerebro provocando que la memoria se fortalezca, debido a que cuando se observa es fundamental recordar los detalles que se aprecian, y esta práctica diaria es la que hace que la memoria se ejercite.

Consejos para ser un buen observador

Los expertos coinciden en ciertos consejos para desarrollar la observación:

 Comienza por observarte y conocerte a ti mismo, esto implica conocer cómo actúas, ¿quién eres?, ¿qué te gusta? , ¿qué cosas no te gustan?, pregúntate: ¿Qué perciben los demás de ti?, ¿a qué personas atraes? , ¿con cuales personas te gusta compartir? , ¿que sienten las personas cerca de ti?

 En la medida que te conozcas bien y te aceptes como eres, serás resistente a lo que las personas piensen de ti y estarás preparado para observar el mundo exterior.

Fija tu atención en el exterior, lo que significa mirar con detenimiento y memorizar los detalles del mundo que te rodea. Como por ejemplo si vas a un sitio observa el lugar, las personas que se encuentran, la ropa y su color, fíjate en los carros del lugar, su ubicación, en las aves, entre otros.

En esta etapa el interés debe estar centrado no en uno mismo, ni en lo que quieres realizar, sino en lo que ocurre en tu entorno.

Cómo ser un buen observador
Presta atención a todo lo que está en el entorno

Formúlate preguntas en base a lo que estás observando, sólo realiza las preguntas que sean necesarias para que puedas disfrutar del momento y a la vez tener la mente despejada para apreciar lo que observas.

Puedes realizar preguntas como: ¿Qué siente tal persona?, ¿Cómo se desenvuelve tal persona?, ¿Qué le preocupa a la persona que está hablando?, ¿Cuántas personas en el lugar están contentas?

Mantén al margen las distracciones que interfieran en tu concentración, por ello evita cualquier instrumento o circunstancia que pueda distraerte, tales como el celular, la música, la lista de cosas pendientes, entre otros.

Más Información: ¿Por qué no se debe que mirar directamente al sol?

Realiza uniones en lo que observas mediante el análisis y separa los detalles importantes de los irrelevantes; para poder obtener las conclusiones.

Practica meditación diaria mínimo entre 10 a 15 minutos, para mantener tu mente despejada de todo pensamiento desordenado y fortalecer así la concentración.

Elabora anotaciones de tus observaciones y registra las conclusiones que obtengas, como por ejemplo escribe de forma general las irregularidades de tu día.