Saltar al contenido

¿Cómo ser un buen anfitrión?

Para ser un buen anfitrión se necesita una actitud amable y considerada que les permita a los invitados disfrutar de una cómoda y agradable velada. Para ello, debe llevarse a cabo una planificación minuciosa de los detalles, antes, durante y después del evento, coordinando de forma relajada y natural cualquier imprevistos que pueda presentarse. Lo importante es demostrar a través de palabras y acciones la complacencia de compartir con los invitados.

Recomendaciones para ser un buen anfitrión

A la hora de querer organizar una actividad que te permita compartir momentos agradables con amigos, familiares y compañeros de trabajo, los expertos coinciden en reconocer que existen algunas recomendaciones que pueden ayudar en esa tarea.

Antes de la velada, en primer lugar piensa el tipo de actividad que quieres realizar, si es un almuerzo, un compartir, cena o una fiesta, esta decisión influye sobre los otros aspectos a seguir.

Realiza una lista de invitados, donde consideres de forma cuidadosa las personas con las que quieras compartir dicha actividad.

Realiza una lista de invitados para identificar los puntos en común entre todos

En este punto, toma en cuenta el vínculo positivo que existe entre tus invitados, los aspectos que puedan tener en común, lo ameno que resultan sus conversaciones.

Lo relevante es considerar la idea de poder generar un ambiente agradable que le permita a los presentes disfrutar de momentos relajantes e inolvidables.

Convida con antelación a los invitados, con un tiempo prudencial que les permita coordinar sus diferentes actividades y así poder asistir a tu invitación.

De igual forma unos días antes de la reunión comunícate con los invitados para que confirmen su asistencia a la reunión, y así mismo, les ratifiques la hora de la reunión.

Más Información: ¿Qué NO debes vestir para una fiesta del trabajo?

Selecciona de forma cuidadosa el menú, incluyendo las bebidas, para ello, debes tomar en cuenta el gusto de los invitados, prevé tener un menú diverso de manera que si tienes algún invitado con problemas de alergia, pueda escoger otras opciones al momento de degustar la comida o bebida.

De igual forma escoge un menú acorde con el tipo de actividad que vayas a realizar y procura cocinar algunas porciones adicionales previniendo el caso de que algunos de los invitados quieran repetir el menú o que lleven consigo a otra persona inesperada.

Acondiciona el ambiente de una manera limpia y acogedora, que quede en evidencia en cada arreglo y decoración el buen gusto. Y que les permita a los invitados sentirse cómodos, atendidos y apreciados.

Prepara el ambiente de forma minuciosa sin olvidar detalles

Procura que antes de que lleguen los invitados esté la comida lista, al igual que la bebida, el espacio y las sillas acondicionadas, incluyendo a los familiares que ayudarán. Durante la velada, se atento al momento de recibir a los invitados, muéstrales dónde pueden dejar sus pertenencias, luego indícales dónde queda el baño, facilítales un asiento y ofréceles alguna bebida.

Coloca los aperitivos en un lugar que puedan ser apreciados por las personas presentes.

Involucra a todos los invitados en la conversación, presenta al resto del grupo a la persona que no conozcan; y propicia un ambiente ameno, generando temas con los que puedan sentirse identificados y así, haya apertura para interactuar.

Si organizas una cena, al momento de comer o al estar todos reunidos exprésales a tus invitados la satisfacción de tenerlos allí compartiendo la velada en familia; y luego puedes ofrecer un brindis por la ocasión.

Más Información: ¿Cómo hacer una fiesta infantil estilo picnic?

Después de la velada, muéstrales aprecio a tus invitados al momento de retirarse y si observaste que disfrutaron de una comida en especial puedes ofrecerles una porción adicional.

De igual forma exprésales el gusto que sientes de que hayan apreciado tu comida, y que te gustaría volver a compartir en otra oportunidad.