Saltar al contenido

¿Cómo secarse el cuerpo correctamente despues de bañarse?

Para secarse el cuerpo correctamente después de bañarse se recomienda usar toallas limpias y desinfectadas, comenzando por secar la parte superior del cuerpo y luego la parte inferior, con movimientos suaves para no irritar o lastimar la piel que todavía tiene los poros abiertos.

¿Por qué es importante secarse el cuerpo correctamente después de la ducha?

Después de ducharse, al pasar al momento del secado del cuerpo, se cometen muchos errores que hacen que la ducha sea inservible. El cuerpo vuelve a ensuciarse, las bacterias se multiplican y se generan olores desagradables.

¿Cómo secarse después de bañarse?

Es muy importante secarse correctamente el cuerpo después de bañarse. Se recomienda comenzar a secarse la parte superior del cuerpo e ir descendiendo poco a poco. De esta manera se evita que las bacterias que habitan en la parte inferior del cuerpo se transfieran a la parte superior del mismo.

Ademas, no es bueno usar la misma toalla, o al menos la misma parte de la toalla, para secarse la cabeza y otras partes del cuerpo, mucho menos las partes intimas. Aunque por supuesto el sistema inmunológico del cuerpo batalla contra las bacterias que quieren contaminarlo, lo mejor es prevenir.

Otro detalle importante a tener en cuenta es que el secado del cuerpo con la toalla debe ser suave para no causar lastimaduras o irritaciones en la piel.

Después de ducharse con agua caliente, los poros de la piel quedan abierto y estos deben cerrarse al secarse con toalla. Los movimientos para secar la piel deben ser suaves. Nunca hay que fregar la piel con fuerza, a veces unos suaves golpecitos son suficientes para absorber la humedad.

¿Cómo mantener limpias las toallas?

Para secarse el cuerpo correctamente es necesario que las toallas se mantengan con una excelente higiene, de lo contrario estas se convierten en un hábitat perfecto para las bacterias y gérmenes.

Las toallas deben lavarse con frecuencia, lo más recomendable es lavar las toallas después de cada uso o al menos cada 3 días.
Ademas, después de usar las toallas es necesario dejarlas secar al aire libre para evitar que las bacterias se multipliquen sobre su superficie.

Al lavar las toallas se debe utilizar un jabón desinfectante, esto es muy bueno para eliminar los microorganismos que pudieran haberse acumulado allí. Otra opción es utilizar un desinfectante natural como es el vinagre.

Por ultimo, lo ideal es que cada persona tenga su propia toalla y no la comparta con otra persona ya que este es un objeto de uso muy personal.