Saltar al contenido

¿Cuáles son las fases del ciclo menstrual?

El ciclo menstrual es el proceso mediante el cual se desarrollan los gametos femeninos (óvulos) y se producen una serie de cambios destinados a la formación de un posible embarazo. Tiene una duración de 28 días (± 5 días), y comienza el primer día de la menstruación y finaliza el día anterior al inicio de la siguiente menstruación.

A lo largo del ciclo menstrual se suceden una serie de fases:

ciclo-menstrual-

Fase menstrual: comienza el primer día del ciclo menstrual con el desprendimiento del endometrio (capa que cubre el útero) que se había formado para recibir e implantar el óvulo fecundado en el embarazo; al no existir embarazo, se produce el sangrado que conocemos como menstruación. El período menstrual dura de dos a siete días.

Fase folicular o proliferativa: se produce entre el día 1 y el día 14 del ciclo, aproximadamente. Durante esta fase, la glándula pituitaria o hipófisis segrega la hormona foliculoestimulante (FSH), que hace que los folículos comiencen a crecer, de los cuales sólo uno llegará a madurar. A medida que van madurando los folículos segregan grandes cantidades de estrógenos, que provocan el crecimiento o proliferación de la pared interna del útero (endometrio).

Fase ovulatoria: se produce entre el día 14 y 15 del ciclo. Hacia el final de la fase folicular, cuando uno de los folículos ha alcanzado un tamaño adecuado (entre 18 y 24 mm de diámetro), la hipófisis eleva su secreción  de hormona luteinizante (LH) durante uno o dos días, dando lugar al llamado pico de LH, el cual provoca la ovulación. En la ovulación, el óvulo maduro  abandona el folículo, y se dirige a la cavidad perineal, donde es atrapado por las digitaciones en el extremo de las trompas de Falopio, por las cuales iniciará su viaje hacia el útero.

Fase lútea: se produce entre el día 16 y 28 del ciclo. Una vez que el óvulo es liberado, el folículo que lo contenía dentro del ovario (llamado folículo de Graaf) se transforma en cuerpo lúteo, una masa amarilla que se acomoda en la superficie del ovario. El cuerpo lúteo comienza a segregar progesterona, la cual se encarga de preparar el endometrio para una posible implantación y posteriormente alimentar al embrión hasta que este último pueda nutrirse de la sangre materna una vez que se haya formado la placenta. Si no se produce el embarazo,  el cuerpo lúteo se descompone y los niveles de estrógeno y progesterona caen abruptamente. Entre 24 y 72 horas más tarde, como consecuencia de la ausencia de hormonas ováricas, aparece el sangrado menstrual, comenzando de esa manera un nuevo ciclo.