Saltar al contenido

¿Cómo se forma el suelo?

La formación del suelo comienza con la disgregación de la roca madre en fragmentos cada vez más pequeños, debido a los cambios de temperatura, humedad y actividad biológica.

El suelo comienza a nacer

Los fragmentos de roca, luego, quedan expuestos a transformaciones químicas de la roca, que provocan la pérdida de cohesión y alteración de la roca, debido a los fenómenos atmosféricos, el vapor de agua, el oxígeno y el dióxido de carbono. Luego se instalan seres vivos (microorganismos, líquenes, musgos, etc.), los cuales continúan con la disgregación de los fragmentos de roca. Finalmente, todos estos elementos se mezclan entre sí, y con agua y aire contenidos en los espacios intersticiales, formando lo que se conoce como suelo.

Definición de suelo

Entendemos por suelo a las diferentes capas de material orgánico o no orgánico que componen la corteza terrestre y sobre las cuales se desarrolla la mayor parte de los ciclos vitales conocidos. El suelo puede estar cubierto por agua (como en los océanos o mares) o no (como en la tierra común sobre la que habitamos). La importancia del suelo tiene que ver con el hecho de que es sobre él donde la vida tiene lugar y debido a los diferentes procesos naturales (como la permeabilización del agua), podemos hablar de seres vivos como plantas y vegetales, animales y seres humanos.

Tipos de suelo

Los suelos se clasifican de la siguiente forma:

  1. Por su composición: en suelos arcillosos que son terrenos compactos producto de la arcilla abundante y puede ser blanco, rojizo y no es fácil cultivar en este tipo de suelos. Los suelos arenosos son ricos en arena y con reducida vegetación. Los suelos calcáreos, ricos en cal y perfectos para la agricultura. El suelo salino tiene altas cantidades de sales inorgánicas y el suelo humífero se compone de materias orgánicas.
  2. Por su edad: los suelos se clasifican en antiguos (con varias capas formadas en años), son fértiles y profundos. Los suelos recientes tienen una capa fina de sedimentación, son pobres en humus.
  3. Por la fertilidad: pueden ser fértiles, poseen abundantes sustancias orgánicas y minerales. Los suelos estériles son secos, erosionados sin capa vegetal.

Preservación de los suelos

Es fundamental para conservar el suelo y evitar su erosión, realizar la rotación de cultivos, hacer terrazas en suelos inclinados, desarrollar canales para drenajes en terrenos con pantanos, usar plaguicidas y funguicidas de manera moderada.

Algunas causas de la destrucción de los suelos

Por la meteorización mecánica o física, por la meteorización, por la meteorización química, por la erosión, el transporte, la sedimentación y también pueden ser destruidos por las lluvias.

Suelo

(Formación del suelo)