Saltar al contenido

¿Cómo se le llama a las personas que tienen miedo a los perros?

A las personas que le tienen un miedo irracional y exagerado a los perros se lo conoce con el nombre de ‘cinofobicos’, debido a que padecen de cinofobia, es decir fobia a los perros.

¿En qué consiste la cinofobia?

La mayoría de las personas le temen a los perros de tamaño grande o raza peligrosa, pero quienes padecen de ‘cinofobia’ le temen de forma irracional a cualquier tipo de perro.

Por supuesto ellos evitan cualquier situación en la que puedan estar en contacto físico con un perro. El solo hecho de imaginarse a un can puede desatar un ataque de ansiedad y pánico con todos sus síntomas.

Hay que saber diferenciar un miedo común a los perros de la cinofobia. Las fobias son un miedo excesivo e irracional, no un miedo normal. No se puede controlar el temor, la ansiedad y la angustia. Estar físicamente ante un perro produce sudoración, aceleración de pulsaciones, malestar generalizado y nauseas. En casos más graves, hasta se puede sufrir un ataque de pánico y perdida de conocimiento.

¿Cuáles son las causas de la cinofobia?

No siempre existe una causa por la que se desarrolla el miedo a los perros. En la mayoría de los casos, esta fobia surge a partir de una experiencia negativa relacionada con los canes, como un ataque o agresión por parte de este animal. Por lo general este evento tuvo lugar durante la infancia y el miedo se fue intensificando con el paso de la edad.

También existen casos de personas que no han tenido ninguna mala experiencia en relación con los perros. No saben cual es la razón por la que le tienen tanto miedo. Puede ser que los padres le hayan transmitido este miedo a sus hijos o que las noticias virales de ataques de perros hayan generado este temor a nivel social.

¿Cómo superar el miedo a los perros?

Existen diferentes tipos de tratamientos y terapias para que quienes padecen cinofobia puedan superar el miedo a los perros.

En algunas ocasiones se aplica una terapia de exposición gradual en la que se expone a la persona cinofobica con perros, primero solo a imágenes y vídeos y luego a un perro real, para que pueda ir controlando la ansiedad y la mente deje de relacionar a este animal con un peligro o amenaza.

También es necesario aprender técnicas de relajación que ayudan a controlar los síntomas de la ansiedad y esto es muy importante para poder avanzar con la terapia de exposición gradual.

Ademas también se lleva a cabo una terapia cognitivo conductual, en la que se modifican los pensamientos con respecto a estos animales para dejar de percibirlos como una amenaza, cambiando así las emociones y la conducta.