Saltar al contenido

¿Cómo saber si un niño manipula con los alimentos?

Manipular es cuando una persona, sin importar la edad, ejerce presión sobre alguien para lograr algo. A menudo los niños recurren a ciertas conductas de manipulación con la intención de llamar la atención de su entorno y conseguir lo que quieren. Por eso para realizar un buen abordaje de la situación los expertos recomiendan primeramente realizar al niño una evaluación pediátrica. De esta manera se descarta cualquier problema de salud y puede comenzarse a trabajar la conducta manipuladora.

Importancia de identificar a un niño que manipula con los alimentos

Los expertos recomiendan identificar a tiempo las conductas de manipulación para corregir el problema, y así poder evitar que se arraigue en el niño dicho comportamiento.

Es decir, el niño que empieza por negarse a probar la comida hasta que le ofrecen su comida favorita, es en potencia el niño que dice que no estudia si no le dejan el computador o  si no le compran tal cosa.

Cuándo los niños usan los alimentos como manipulación
Los padres deben apóyarse en un especialistas para abordar estas conductas y dar una solución saludable

Esta conducta lo llevará a convertirse en adulto propenso a tener muy poca tolerancia, con dificultad para manejar el fracaso en lo laboral y, muchas veces, se hacen las víctimas y manejan la información como  les conviene.

E incluso pueden llegar a emplear la mentira para conseguir lo que quieren en sus relaciones de pareja.

Características de un niño que manipula con la comida

Para evitar caer en el juego de la manipulación, los expertos recomiendan a los padres conocer muy bien a sus hijos y diferenciar en su actuación  algunas de las siguientes características.

Es aquel niño selectivo con la comida que para poder comer debe  tener un menú especial, además de un despliegue de medios, como la televisión encendida, todos sus cuentos por la mesa y los juguetes alrededor.

Más Información: ¿Cómo hacer que los niños coman más verduras y frutas?

Presenta conductas asociadas a un acentuado grado de antojo y capricho.

Generan desgaste en los padres o abuelos para poder comer.

Es el niño que busca salirse con la suya, experimentando un alto nivel de frustración cuando no consiguen lo que quieren.

Pautas a la hora de comer

Los expertos afirman que se deben establecer reglas que sean cumplidas por toda la familia pues si alguien no las sigue  el niño retrocede.

No forzar al niño a comer, así se evitan tensiones que perjudican el disfrute de la comida.

Conseguir que los dispositivos electrónicos no formen parte del menú. Si el niño los usa mientras come, se distrae. El acto de comer debe ser consciente para poder disfrutarlo.

Cómo saber si un niño manipula con los alimentos
El uso de dispositivos electrónicos a la hora de comer no es recomendable

Mezclar en el plato alimentos que le gustan con los que rechaza, así se va acostumbrando a comer todo tipo de alimentos, primero los que más le gusten y luego, de manera paulatina, se aumente la composición de su dieta.

Comer en familia, el niño imita las conductas de las personas de su entorno. La hora de comer es oportuna para que los padres ofrezcan ejemplo a sus hijos al comer variado y sano.

Dar tiempo al niño para que coma. La hora de la comida no se puede convertir en una carrera contrarreloj. Como mínimo hay que contar con 40 minutos para que coma.

No ofrecer al niño alimentos diferentes del menú, ya que a la larga el niño comerá  sólo lo que le guste y se estará privando de los alimentos necesarios para tener una dieta equilibrada.

Recomendaciones

Según expertos, al niño rechazar la comida y empezar hacer pataletas los padres deben esperar que se calme y ofrecer lo mismo pero no cambiar el menú.

Más Información: ¿Por qué a los niños no le gustan las verduras?

El niño va a comer al tener hambre, si el niño no se calma los padres deben mantenerse firmes pues si no lo hacen el niño sabrá que a más llanto y gritos obtendrá lo que quiere.

Lo importante es evitar un círculo vicioso al ser  firmes.