Saltar al contenido

¿Cómo saber si un huevo es fresco?

El huevo es uno de los alimentos más consumidos en el mundo, sin embargo, muchas veces nos llevamos sorpresas desagradables al romper su cáscara y descubrir que no es un huevo fresco, esta situación puede dañar nuestras recetas o preparaciones, así que lo mejor será que compruebes su frescura antes de romperlo sumergiéndolo en un vaso de agua; si se mantiene en el fondo, es un huevo fresco, si flota, ya no se encuentra en buen estado.

Tips para reconocer la frescura de los huevos

Si eres amante de la cocina y los huevos forman parte de tu alimentación rutinaria, toma nota de los siguientes consejos, así podrás reconocer cuándo un huevo es fresco.

Truco del vaso de agua

Este es uno de los métodos más sencillos y prácticos para comprobar si un huevo está bueno o malo.

El procedimiento es muy sencillo, llena un vaso con agua hasta la mitad y sumerge el huevo, dependiendo de cómo se comporte, entonces sabrás si esta bueno o malo.

Cómo saber si un huevo es fresco
El truco del vaso de agua es muy sencillo

En este caso, si el huevo permanece en el fondo del vaso de agua, significa que es fresco y está en el mejor momento para ser consumido.

Si el huevo se hunde pero queda en posición vertical, ya han pasado unos 12 días desde su postura, así que no es muy recomendable consumirlo.

Más Información: ¿Cómo congelar huevos?

Ahora, si el huevo queda flotando en la superficie, significa que han pasado unos 25 días desde su postura, sin duda, es un huevo que está en mal estado.

Truco de la yema

Si has roto la cáscara de tu huevo, aún hay oportunidad de comprobar su frescura en función de la apariencia de la yema.

En el caso de los huevos frescos, al colocar su contenido en un plato se podrá observar que el huevo no se expande y la yema se observa bien definida y de consistencia espesa.

Cómo saber si un huevo es fresco
La yema de un huevo fresco es bien definida y no se expande

Si por el contrario tanto la clara como la yema se expanden en el plato y la yema se ve más acuosa y extendida, entonces se puede decir que el huevo no es tan fresco.

Si la clara está casi transparente y la yema tiene un color pálido y se ha roto con facilidad, entonces el huevo está a punto de deteriorarse por completo.

Si observas que la yema se queda unida a la cáscara o se ve un poco negra, debes descartarlo, pues el huevo no es apto para el consumo.

Otros trucos

Otro de los tips utilizados para comprobar la frescura de un huevo consiste en agitarlo cerca de tu oído, si no percibes ningún sonido, quiere decir que es un huevo fresco.

Si por el contrario escuchas una especie de chapoteo, significa que el contenido se ha envejecido y reducido formando un espacio dentro de la cáscara, en este caso, el huevo ya no es tan fresco.

Otra opción verificar su frescura cuando has cocido tus huevos, en este caso, coloca agua a hervir y agrega los huevos dejando que hiervan por espacio de 8-10 minutos; luego sácalos y colócalos en agua fría para que puedas desprender su cáscara sin quemarte.

Más Información: ¿Por qué las gallinas ponen huevos todos los días?

Corta el huevo a la mitad en forma vertical y si la yema permanece en el centro, significa que es un huevo fresco.

Si la yema se encuentra hacia a un lado o junto a la cáscara, quiere decir que su frescura ya no es la más apropiada.

Ahora que conoces los trucos para comprobar la frescura de tus huevos, podrás disfrutar de este alimento de forma sana y saludable.