Saltar al contenido

¿Cómo reconocer a un profesor tóxico?

Para que se cumpla satisfactoriamente el proceso de enseñanza-aprendizaje, debe existir un exitosa y saludable relación entre estudiantes y docente, relación que debe estar enmarcada en el respeto y el compromiso de educar por parte del profesional inspirando a sus alumnos de forma positiva cada día, sin embargo, algunas veces el estudiante se enfrenta a un profesor fuera de lo común que no le interesan los resultados de su clase pues realiza una explicación sin importarle si los alumnos han aprendido, este es el caso del típico profesor tóxico.

Consejos para reconocer a un profesor tóxico

En cualquiera de los niveles de educación podemos identificar con facilidad si estamos en presencia de un profesor tóxico, solo presta atención a los siguientes consejos.

Su contenido es repetitivo

Un profesor tóxico no se preocupa por adaptar los contenido de acuerdo a su clase a fin de permitirle a los estudiantes una mejor comprensión del tema.

En este caso, el personaje va en cada clase repitiendo el mismo contenido sin variar una sola palabra como si fuese una grabadora o un vídeo grabado con antelación.

Cómo reconocer a un profesor tóxico
Las clases de un profesor tóxico son aburridas y sin originalidad

Los estudiantes no se sienten atraídos por sus temas pues no hay ningún tipo de estrategia de enseñanza que capte la atención de su juventud y puedan aprender con entusiasmo, por lo general su clase es monótona y algunas veces este docente tóxico pudiera robarle ideas de enseñanza a sus colegas perdiendo todo sentido de originalidad.

No aplica cambios en su estrategia de enseñanza

Si tu profesor se rehúsa a salirse de su método de enseñanza con la excusa de que siempre se ha hecho de la misma manera, entonces estás frente a un docente tóxico.

Más Información: ¿Cómo convertirse en un buen profesor?

En este caso, el docente no busca nuevas alternativas para explicar su contenido pues carece de compromiso de enseñanza y no le interesa nada que requiera más esfuerzo.

No le interesa si los estudiantes han aprendido

Un profesor que solo se concentra en explicar a su manera sin acercarse a los estudiantes para cerciorarse de que están aprendiendo el tema, sin duda, es un profesor tóxico.

No le interesa en los absoluto dedicar tiempo a reconocer las debilidades de los alumnos para complementar su proceso de enseñanza con otras estrategias.

No asume la culpa de las fallas de su clase

Si la clase ha fallado, inmediatamente un profesor tóxico no cuestionará su enseñanza sino que la culpa la redirige hacia los estudiantes, el entorno o la institución educativa.

Cómo reconocer a un profesor tóxico
A un profesor tóxico no le interesa el resultado de su clase

Evita a toda costa reconocer que pudo haber establecido otras formas para la comprensión del tema y siempre esta a la defensiva ante cualquier reclamo o sugerencia.

Demuestra ante todos su falta de compromiso

Si tu profesor constantemente esta comentando en voz alta que dar clases es un fastidio y que anhela la llegada de las vacaciones o cualquier feriado, definitivamente es del equipo de los tóxicos.

Más Información: ¿Qué hacer cuando el profesor abusa de su posición y autoridad?

Esto quiere decir que, carece de todo compromiso como profesional de la enseñanza y que simplemente lo hace por recibir una remuneración.

Si tu profesor presenta todas estas características entonces es tóxico, procura dar lo mejor de ti en cada clase e ir más allá de sus explicaciones reforzando su contenido para que puedas comprender y aprender el tema de forma correcta.