Saltar al contenido

¿Cómo quitar la humedad de un salero?

Para quitar la sal de un salero se puede usar pan, arroz, galletitas de agua, cascara de fruta cítrica o servilletas de cocina. Igualmente lo mejor es evitar que la sal se humedezca y para esto es importante almacenarla de forma correcta en un lugar seco y cerrado.

¿Cómo evitar que la sal se humedezca?

Al almacenar la sal es importante hacerlo de la forma correcta para evitar que tome humedad. No se recomienda colocarla cerca de un congelador o hielo ya que esto podría humedecerla.
Ademas, si la humedad es superior al 75%, la sal ya no la absorberá sino que se disolverá.

Es por eso que se recomienda almacenar la sal en un lugar cerrado y seco. Esto evitara que la sal se humedezca y se formen grumos que, si bien no modifican el sabor de la sal, hacen que sea más difícil manipularla y condimentar la comida.

¿Cómo evitar la humedad en un salero?

En los saleros es muy común que la sal se humedezca, para evitar esto es importante utilizar un salero con cierre hermético y asegurarse que este correctamente cerrado.

Al lavar el salero, antes de volver a llenarlo con sal, es necesario secarlo con una servilleta o papel tisú y dejarlo por algunas horas sin tapar para que el aire complete el secado.

Ademas, para evitar que la sal se humedezca en un salero, en el interior del recipiente se recomienda colocar:

  • Pan: Hay que cortarlo en rodajas pequeñas y cada algún tiempo reemplazarlo por pan nuevo.
  • Servilletas de cocina: Haz algunos bollitos pequeños con papel de cocina y colocalos en el interior del salero.
  • Galletas de agua: Aunque son muy eficiente para evitar que la sal se humedezca, las migas que quedan pueden resultar molestas.
  • Arroz: Es una de las mejores opciones, no solo por ser un truco económico y eficaz, sino también porque no es necesario cambiarlo o renovarlo con el tiempo.
  • Cascara de fruta cítrica: También es una buena opción, aunque se recomienda que se use limón porque la cascara de naranja o lima tiene un aroma muy fuerte.