Saltar al contenido

¿Cómo perder el miedo a conducir?

El miedo a conducir es conocido como “amaxofobia”. Se trata de una enfermedad psicológica que hace que la persona sienta miedo irracional, ansiedad, angustia y hasta síntomas físicos cuando se encuentra frente al volante.

¿Qué es la amaxofobia?

El miedo a conducir es más común de lo que se puede pensar. Son muchas las personas que sienten ansiedad, nervios, sudoración, palpitaciones, cuando están frente al volante. Algunas de ellas son conductores habituales ya que su rutina o trabajo los obliga a serlo, como por ejemplo: camioneros. Otros, en cambio, prefieren evitar conducir, aunque tengan auto viajan en transporte publico. Y quienes padecen de amaxofobia en un nivel más grave no pueden siquiera pensar en conducir ya que las nauseas, temblores y confusión no se lo permitirán.

Las causas del pánico a conducir, por lo general, están relacionadas con una mala experiencia frente al volante. Puede ser que se haya sufrido un accidente. Aun muchas personas sufren o presencian accidentes de terceros y esto los asusta causando inseguridad y estrés al tener que conducir.

También puede suceder que algunas personas tengan miedo de conducir porque hace rato que no lo hacen. La perdida de costumbre les genera inseguridad y temor.

¿Cómo superar el pánico al volante?

La amaxofobia es psicológico por eso para poder superar esta fobia se necesita de la ayuda de un especialista.
Los psicólogos ayudaran al paciente a encontrar cual es la causa exacta que provoca el miedo. Para poder superar este temor hay que enfrentarlo e ir directo a la raíz, solo así se lo podrá eliminar por completo.

Quienes han dejado de conducir y ahora sienten temor de volver a hacerlo pueden tomar algunas clases para reforzar sus conocimientos y volver a la practica.

La terapia no es solo teórica sino que en un momento se le pedirá al paciente que conduzca el coche, aun con miedo.
Es suficiente que comience a conducir aunque sea una cuadra en donde no circulan otros coches, ni caminan personas.

Por supuesto el miedo a conducir no se supera de un día a otro, como todo es un proceso y hay que ser constante. Poco a poco se ira tomando fuerzas y valor para enfrentarse al miedo y eliminarlo.