Saltar al contenido

¿Como murio Julio Cesar?

Julio César, el famoso político y estratega militar de la Antigua Roma, murió apuñalado cuando entraba al Senado por un grupo de conspiradores, entre ellos muchos senadores, los cuales temían por el gran poder que podría tener él.

¿Como fue el asesinato de Julio César?

El 15 de marzo de 44 a. C. Julio César murió apuñalado por un grupo de conspiradores que llevaban un buen tiempo planeando su asesinato. Julio César era un gran peligro para los intereses de algunos senadores.

Más Información: ¿Quien fue Alejandro Humbolt?

La conspiración en contra de César comenzó en los meses anteriores a su asesinato y uno de los principales conspiradores era Cayo Casio Longino. Además de Longino, también destacaban del grupo de conspiradores Cayó Trebonio, Décimo Bruto y Marco Junio Bruto (el famoso Bruto).

¿Quien presagio su muerte, al que asistio de igual manera?

Un día antes de la muerte de Julio César, su esposa Calpurnia le dijo que había soñado con el momento exacto en que lo asesinaban llegando al Senado. Él decidió quedarse con su amada y comunicarle a los senadores que no podría asistir porque se encontraba enfermo. Sin embargo, Décimo Bruto convenció a Julio César de que debía asistir al Senado ese día, porque no estaría presente las siguientes semanas.

Más Información: ¿Quien fue Octavio Paez?

El 15 de marzo de 44 a. C. Julio César se dirigió hacia el Senado sin protección de sus guardias, únicamente lo acompañaban Marco Antonio y otros colaboradores. Justamente Marco Antonio fue distraído por los conspiradores y Julio César quedó desprotegido.

Los conspiradores rodearon al dictador y por algunos minutos simularon hablarle sobre los problemas que ellos tenían. Luego de una señal, el primer conspirador intentó apuñalar a César, pero este se defendió ágilmente.

Después todos lo empezaron a apuñalar; aun así, César logró sacar un punzón que llevaba escondido y herir a varios conspiradores, se cree que entre ellos a Marco Bruto. Julio César recibió 23 puñaladas, de las cuales solamente una fue la causante de su muerte.

Finalmente, el 20 de marzo de 44 a. C. César recibió un último adiós por una gran multitud en Roma, que, además, atacó las casas de los conspiradores.