Saltar al contenido

¿Cómo mejorar el autocontrol?

El autocontrol es la habilidad que desarrolla una persona, para no dejarse llevar por reacciones impulsivas que son condicionadas por determinados pensamientos y emociones. Esta habilidad se adquiere por la práctica, es decir, por la repetición continua de controlar los impulsos, lo cual, permite establecer una conducta equilibrada. Dicho de otra manera, la forma en que interpretas tus pensamientos y emociones puede cambiar la forma cómo las vives.

Ventajas del autocontrol

El poder interpretar adecuadamente los pensamientos y emociones te va permitir tener la claridad necesaria para afrontar situaciones difíciles con mayor eficiencia.

También permite tener la calma requerida para controlar el estrés del día a día, y de esta manera, lograr la armonía interna necesaria para tomar mejores decisiones y relacionarte mejor con tu entorno.

Cómo mejorar el autocontrol
El autocontrol permite lograr el equilibrio entre la mente y el cuerpo

Todas estas ventajas se traducen en el equilibrio perfecto entre cuerpo y mente.

Igualmente, los expertos recomiendan que para poder obtener dichos beneficios, es importante saber e internalizar la idea de que es posible mejorar tu capacidad de autocontrol combinando una actitud positiva junto a una serie de técnicas que permiten poder regular las emociones y comportamiento.

Técnicas para mejorar el autocontrol 

El autocontrol requiere identificar y entender los propios estados de ánimo, lo cual implica reconocer cuál es la emoción que se está produciendo y por qué se está generando la misma, es decir, si estás enfadado, nervioso o triste, reconocerlo y actuar sobre las causas y no sólo los síntomas.

Más Información: ¿Cómo dejar de ser impulsivo?

Intenta recordar las virtudes y éxitos, es decir, cuando sientas que estás perdiendo el control sobre tus emociones recuerda las cosas de las que te sientes satisfecho y orgulloso.

Esto deberá complementarse con ser consciente y definir lo que se quiere controlar, en la medida que puedas identificar lo que estás haciendo mal, y así fijar tu atención en lo que necesitas mejorar.

Lo más recomendable es tomar las cosas con calma para poder recuperar el autocontrol. Los expertos recomiendan que cuando se este expuesto a situaciones de fuerte tensión, una vez dominadas las emociones, se debe evitar volver a esa situación para no decaer. 

Es estratégico identificar cuándo tus niveles de autocontrol están bajos y evitar más situaciones emocionales mientras te recuperas. 

De igual forma, cuando sientas que todos los intentos por controlar la ira están fallando, mirarse al espejo y observarse desde una perspectiva más objetiva. Esto permitirá tomar conciencia del estado, y contribuirá a incrementar los niveles de autoconciencia para comportarse de forma más sociable.

Cómo mejorar el autocontrol
Identificar las emociones que disgustan es clave para lograr el autocontrol

Encontrar el motivo de tus emociones es clave, ya que eso, te va permitir poder reconocerlas y ser honesto contigo mismo al identificar que es lo que te molesta y conocer la verdad real de tus sentimientos, te ayudará a tratar la causa.

También se obtienen buenos resultados al darse el permiso así mismo para preocuparse más tarde. Según los expertos se ha demostrado que después de un tiempo de pausa, las emociones regresan con menor intensidad, lo que permitirá que tu preocupación disminuya facilitándose el autocontrol.

Más Información: ¿Puede la felicidad ser una enfermedad?

Una de las técnicas más antiguas es meditar con regularidad y respirar correctamente, ya que ambas prácticas, contribuyen a disminuir los pensamientos negativos repetitivos, no sólo cuando se está meditando, sino también a largo plazo, debido a que se disminuye de una forma duradera el nivel de activación de la amígdala, que es la parte del cerebro encargada de disparar las emociones.