Saltar al contenido

¿Cómo mantener la seguridad al usar chimeneas en el hogar?

Para usar las chimeneas de leña con seguridad es necesario mantenerlas en buen estado, asegurarse que las salidas de humo no estén bloqueadas, siempre usar leña seca, recoger las cenizas después de casa uso, instalar alarmas de humo y tener un extinguidor de fuego al alcance.

¿Cuáles son los peligros y riesgos de una chimenea de leña?

Mientras la chimenea esta apagadas y sean solo un objeto decorativo, no hay peligros. Las chimeneas de leña se encienden con fuego, por lo que si no se toman serias medidas de precaución en su uso, esto podría ser un riesgo de quemaduras e incendios.

 

Es importante que se compruebe que las chimeneas se encuentren en buen estado antes de encenderlas.

Durante la temporada del año que no se las utiliza es necesario seguir realizando tareas de mantenimiento para evitar su deterioro. Hay que poner mucha atención en las salidas de humo, que no estén atascadas, ya que al encenderlas el humo debe tener por donde circular y salir, evitando así intoxicaciones en el ambiente.

¿Cómo prevenir accidentes con las chimeneas?

Para disfrutar de una chimenea y su capacidad de crear ambientes cálidos y agradables hay que tener en cuenta una serie de consejos.

  • La calidad de la leña es muy importante. Siempre se debe usar leña seca, no leña verde porque esta todavía tiene humedad y al quemarla produce hollín.
  • Si no se consigue leña seca, almacenada como mínimo 6 meses, se pueden usar otros materiales especiales para chimeneas que se consiguen en el mercado.
  • Nunca hay que quemar basura para encender la chimenea, esto puede provocar humos tóxicos para quienes lo inhalan.
  • El fuego de la chimenea siempre debe mantenerse pequeño, pero vivo.
  • Los trabajos de mantenimiento en las chimeneas deben realizarse, como mínimo, 1 vez por año.
  • Después de cada uso es necesario recoger las cenizas ya que si se forma una capa gruesa, al encender la chimenea, se produce más humo.
  • Las cenizas deben recogerse y botarse en recipientes metálicos Ten en cuenta que aunque parezcan apagadas todavía pueden estar encendidas. Si no se las manipula con cuidados esto puede ocasionar un incendio. Lo más recomendable es humedecerlas antes de botarlas a la basura.
  • Antes de encender la chimenea hay que comprobar que la salida de humo este correcta. Es muy importante ya que este es la principal causa por la que muchas personas se intoxican con dióxido de carbono.
  • Es necesario hablar con los niños sobre los peligros de las chimeneas para que se mantengan lejos del fuego y el calor. Igualmente siempre se debe vigilar la chimenea encendida cuando haya niños en la casa y mantener lejos los accesorios y cerillos.
  • Antes de salir de la casa o acostarse a dormir se debe cuidar que la chimenea este completamente apagada.
  • Es importante instalar detectores de humo y monoxido de carbono.
  • Siempre se debe tener un extinguido de fuego al alcance.