Saltar al contenido

¿Cómo limpiar y desinfectar auriculares?

Para limpiar los auriculares se debe utilizar agua tibia y detergente, ademas de desinfectar con alcohol isopropílico, para eliminar todos los restos de cera y bacterias acumuladas que pueden ocasionar infecciones en el oído.

¿Por qué es importante limpiar correctamente los auriculares?

La limpieza de los auriculares es fundamental para evitar infecciones y enfermedades en los oídos ya que en estos accesorios se acumulan una enorme cantidad de bacterias, mucho más cuando se los comparte con otras personas.

Al usar los auriculares, estos accesorios quedan con cerumen y pueden transmitir hongos y bacterias, lo que podría ocasionar infecciones.

Si los auriculares se limpian habitualmente entonces se evitaran estos problemas en el oído.

¿Cómo limpiar los auriculares?

Para poder limpiar los auriculares hay que comenzar por desconectarlos. Parece algo obvio, pero muchas veces en el proceso se olvidan y se pueden ocasionar problemas.

La limpieza debe realizarse con agua tibia y jabón liquido, puede ser el que se utiliza para bañarse o para lavar platos.

Hay que desarmar los auriculares, retirando las almohadillas y adaptadores de goma. Cada uno de estos debe ser limpiado muy bien.
Se puede emplear un hisopo o una bolilla de algodón húmeda en agua y jabón para frotar sobre las partes de los auriculares y quitar toda la suciedad.
En caso que haya partes que sean de metal, la limpieza debe hacerse con un cepillo pequeño, puede ser un cepillo de dientes.

Al terminar es muy importante secar correctamente los auriculares antes de volver a usarlo.

¿Cómo desinfectar los auriculares?

La mejor forma de desinfectar los auriculares es utilizando alcohol isopropílico. Se trata de un tipo de alcohol empleado generalmente para la limpieza, es conocido también con el nombre de “alcohol de fricción”.

Se recomienda utilizar un bastoncillo o hisopo para aplicar el alcohol. Estos deben humedecerse muy ligeramente, y hasta dejar secar por algunos segundos al aire. Es importante que no se derramen gotas ya que estos podrían dañar las partes más frágiles y los componentes interiores.

Solo hay que limpiar con alcohol las partes que están en contacto directo con el oído retirando toda la suciedad.