Saltar al contenido

¿Cómo limpiar una pluma estilográfica?

Para quienes practican caligrafía es muy importante saber cómo limpiar una pluma estilográfica ya que de lo contrario se puede tapar o bloquear con tinta seca.

¿Cómo limpiar una pluma estilográfica?

Mantener limpias las plumas estilográficas es muy importante para que permanezcan en buen estado.

¿Cómo limpiar una pluma estilográfica?
¿Cómo limpiar una pluma estilográfica?

Al estar utilizándolas se las carga con tinta que, ademas de provocarles manchas, puede secarse y solidificarse formando un taponamiento que bloquea la fluidez e impide la escritura correcta.

Lo más recomendable es limpiar la pluma estilográfica después de cada uso para que luego cuando se la quiera volver a utilizar ya se la encuentre limpia. Además el proceso de limpieza puede llevar tiempo, en ocasiones se necesita hasta días así que es mejor hacerlo lo antes posible.

Pasos para limpiar una pluma de tinta

Ahora que ya sabemos la importancia de la limpieza de las plumas estilográficas vamos a aprender cómo desmontarlas y limpiarlas paso a paso.

Pasos para limpiar una pluma de tinta
Pasos para limpiar una pluma de tinta

Desmonta la pluma

Para poder limpiar correctamente una pluma de tinta es necesario desmontarla por completo. Lo más importante es desmontar la parte del cartucho, la boquilla y el plumín. Depende mucho del modelo de pluma ya que algunas tienen partes unidas que no se separan.

Cartucho

Si el cartucho que retiraste de la pluma a limpiar todavía tiene tinta, debes cerrarlo y guardarlo para usar más adelante.

Deposito

En caso que la pluma cuente con deposito de tinta, puedes vaciarlo y limpiarlo enjuagandolo con agua varias veces.

Plumín y alimentador

Estas partes de la pluma estilográfica siempre se encuentran manchadas con tinta después del uso, la mejor forma de limpiarlas es colocarlas bajo el chorro de agua del grifo. También puedes utilizar una jeringa para disparar agua con presión para que arrastre los restos de tinta. Asegurate de trabajar en un espacio cubierto por papel periódico para evitar manchas.

Secar

Al terminar de limpiar las partes de la pluma debes dejar secar antes de volver a utilizar. En las plumas fabricadas en metal, el secado es fundamental para evitar que se oxide. Se puede usar papel absorbente, como papel de cocina o papel tisú, para envolver el plumín y el alimentador.

Se recomienda dejar la pluma desmontada toda la noche para asegurarse que se seque correctamente antes de usar.

¿Cómo limpiar una pluma tapada con tinta?

Si la pluma estilográfica no se limpia después de cada uso o de la forma correcta, la tinta que queda puede secarse y provocar un taponamiento.

Existen diferentes tipos de tintas y se recomienda usar tintas solubles al agua para que puedan ser fáciles de limpiar de cada parte de la pluma.
Si la tinta ya esta seca y no se puede eliminar solo con agua, se puede usar un poco de detergente o jabón neutro.

Para tintas más resistente se puede limpiar con amoniaco disuelto en agua. Es una solución muy potente que solo debe usarse en casos especiales.

Es muy importante saber que nunca se puede sumergir en agua las partes metálicas de las pluma, ni tampoco limpiar con amoniaco.