Saltar al contenido

¿Cómo limpiar una almohada de látex?

La limpieza de una almohada de látex es un proceso que debe llevarse a cabo con mucho cuidado para no acortar su vida útil. Este tipo de almohada esta fabricada con materiales higiénicos que evitan que se acumulen grandes cantidades de polvo y microorganismos, pero aun así por las horas que se pasa durmiendo sobre ellas se necesita lavar de forma correcta para eliminar toda la suciedad.

¿Qué es y cuáles son los beneficios de una almohada de látex?

Una almohada de látex ofrece beneficios para el cuello y la cervical a la hora de dormir, ayudando a mantener la posición adecuada al acostarse, evitando dolores musculares y lesiones en los huesos.

Las almohadas fabricadas con este material se destacan, principalmente, por que no se deforman con el uso. Son muy firmes, pero no duras o rígidas. Al acostarse, la cabeza se apoya en la almohada y esta no se hunde. Esto es lo que permite mantener una posición adecuada al dormir, lo que también ofrece más comodidad y confortabilidad.

Otra ventaja de las almohadas de látex es que son hipoalergénicas, esto quiere decir que evita la acumulación de ácaros y otros microorganismos que causan problemas respiratorios.

Además, las almohadas de látex cuentan con otras ventajas, como ser frescas en el verano y fáciles de limpiar.

¿Cómo lavar una almohada de látex?

Lavadora

Al observar la etiqueta de las almohadas de látex, allí se indica que el lavado en lavadora a maquina esta permitido. Aún así, no es recomendable para todos los modelos ya que pierden firmeza.

Si se va a realizar este tipo de lavado habrá que programar un lavado para prendas delicadas y la temperatura del agua no debe superar los 40ºC.

Lavado a mano

La mejor forma para limpiar almohadas de látex, quitarle más manchas y malos olores, lo mejor es llevar a cabo un lavado a mano.

En un recipiente se debe mezclar agua tibia con jabón neutral, solo unas pocas gotas. Usa una bayeta o esponja, sumérgela en el agua jabonosa y escurre para eliminar el exceso. Frota sobre la almohada, especialmente en las zonas manchadas o sucias, siempre con suavidad y realizando movimientos circulares.

Al terminar, usa una toalla para secar. Coloca la toalla sobre la almohada y aplica un poco de presión para absorber la humedad. Luego deja la almohada en un lugar donde corra el aire y no de directamente el sol para que se seque completamente.

¿Qué no hacer al lavar una almohada de látex?

Para evitar que las almohadas de látex sufran deformaciones y pierdan sus propiedades tan beneficiosas se deben tener en cuenta algunos cuidados al momento del lavado.

Lo más recomendable es no lavar la almohada de látex en la lavadora o secar en la secadora. Tampoco se debe poner la almohada a secar al sol ya que el calor no es el mejor aliado para este material.

Al lavarla también evita estrujar o retorcer la almohada y nunca la dejes sumergida en agua, ni siquiera para ablandar manchas o suciedad.

Para un mayor cuidado es bueno cubrir la almohada de látex con una funda que aísle y proteja el material para que no se ensucie, ni sufra daños.