Saltar al contenido

¿Cómo limpiar paredes blancas?

Las paredes blancas sucias y manchadas pueden limpiarse con recetas caseras fáciles y rápidas utilizando vinagre, bicarbonato de sodio, alcohol o amoniaco.

¿Cómo limpiar paredes blancas con trucos caseros?

Vinagre

El vinagre es un limpiador natural por excelencia que también resulta muy efectivo cuando se trata de limpiar paredes blancas sin dañar la pintura, siempre y cuando se trate de pinturas al aceite.
Este método es ideal para limpiar paredes sucias con grasa o manchadas por humo, lo que ocurre comúnmente en las paredes de la cocina.

Antes de aplicar el vinagre es necesario pasar un plumero o escobilla para retirar todo el polvo y suciedad posible.
El vinagre debe mezclarse con agua y jabón en partes iguales y aplicarse con una esponja frotando sobre las manchas.
Para terminar se debe aclarar utilizando una esponja limpia humedecida solo con agua y secar con un paño o papel absorbente.

Bicarbonato de sodio

Las paredes blancas pintadas con gotelé pueden ser limpiadas fácilmente con bicarbonato de sodio, mucho más cuando se traten de manchas de aceite o grasa.

Después de retirar el polvo y la suciedad con un plumero o escobilla, se debe aplicar el bicarbonato de sodio mezclado con vinagre y agua tibia.
Usa una esponja para frotar cuidadosamente sobre las manchas más resistentes. Para enjuagar usa un paño húmedo en agua limpia.

No es necesario secar la pared, esta se secara sola con el aire. Solo se recomienda usar un paño para secar si han quedado charcos acumulados.

Amoniaco

El amoniaco es capaz de quitar las manchas más difíciles pero es un químico muy agresivo, así que no es recomendable para paredes pintadas con pinturas lavables.

Comienza la limpieza con agua tibia y jabón suave, frotando sobre las manchas con una esponja. Retira toda la suciedad y restos de jabón con un paño húmedo en agua fría y limpia.

Añade una cucharada de amoniaco a un litro de agua y limpia la pared usando una esponja. Necesitaras una segunda esponja limpia para absorber la mezcla y termina la limpieza pasando un paño húmedo en agua. Al finalizar, seca con una toalla o paño limpio.

Alcohol

El alcohol es ideal para eliminar manchas de tinta sobre la pared, muy común si hay niños en la casa ya que les encanta jugar a dibujar en las paredes.

Solo hay que humedecer un algodón o esponja con alcohol y pasarlo sobre la mancha. No hay que refregar, arrastrar o frotar. Se debe aplicar el alcohol con pequeños toques de la esponja, absorbiendo el alcohol restante con otra esponja o paño.

La tinta de la pared comenzara a pasarse al algodón o esponja. Si fuera necesario reemplazalo por una nueva para continuar con la limpieza hasta quitar la mancha por completo.