Saltar al contenido

¿Cómo limpiar oro?

El oro es un metal muy valioso con el que se fabrican diferentes tipos de objetos. Para limpiarlo se deben utilizar ingredientes naturales o jabón no abrasivo para evitar dañarlo.

¿Cómo limpiar oro blanco?

El oro blanco es el resultado de una aleación de oro con otro metal blanco, como puede ser paladio, manganeso o níquel.

La forma más económica y sencilla de limpiar oro blanco en casa es empleando un huevo. Este debe batirse y luego aplicarse sobre toda la superficie. Utiliza un paño suave, nunca un textil rígido que pueda provocarle rayas, para frotar.

¿Cómo limpiar oro amarillo?

El oro amarillo puede ser oro puro u oro mezclado con plata y cobre. Este es uno de los más populares y, a comparación del oro blanco, es mucho más resistente.

Para limpiar el oro amarillo se recomienda utilizar una mezcla de agua y amoniaco. Sumerge la pieza de oro en esta mezcla y deja actuar por 20 o 30 minutos.

En caso de tener manchas difíciles se puede emplear un cepillo de diente de cerdas suaves para frotarlo.

Para terminar el proceso de limpieza, se debe sumergir nuevamente la pieza en la mezcla y dejar secar.

¿Qué métodos utilizar para limpiar joyas de oro?

Limpiar las joyas de oro en casa es sencillo, solo se debe utilizar agua tibia y jabón suave. Para no dañar las piezas tan valiosas no se debe emplear agua caliente, este liquido a alta temperatura podría ser muy perjudicial. Así también un detergente abrasivo podría terminar dañándolo, más que limpiándolo.

Si las manchas llegan a ser difíciles de quitar, lo más recomendable es limpiar las joyas de oro con amoniaco.
Se debe mezclar esta sustancia con agua y sumergir la pieza allí solo por un minuto. No lo toques para quitarlo, utiliza una pinza o guante. Luego de esto, enjuágalo con abundante agua.

En el caso de las joyas con piedras preciosas, solo se debe limpiar con agua tibia. El jabón u otra sustancia podría despegar la piedra.