Saltar al contenido

¿Cómo limpiar los cordones de las zapatillas?

Para limpiar los cordones de las zapatillas es necesario lavarlos con agua y jabón, lejía o bicarbonato en caso de ser cordones blancos, frotando con un cepillo de dientes o cepillo de ropa pequeño.

¿Cómo lavar los cordones de las zapatillas?

Para poder limpiar los cordones de forma más fácil siempre es mucho mejor retirarlos de las zapatillas. Esto permitirá eliminar toda la suciedad que se haya incrustado en las fibras, las manchas y los gérmenes.

Aunque los cordones de zapatillas pueden lavarse usando simplemente las manos, es recomendable contar con un cepillo pequeño – puede ser un cepillo de dientes viejos – para conseguir una limpieza más efectiva.

Si los cordones son blancos, ademas del jabón o detergente se necesitara añadir un poco de lejía al agua. Otra opción para obtener un efecto ‘blanqueador’ es reemplazar la lejía por bicarbonato de sodio y usar agua caliente.
En cuanto a los cordones de color, en este caso no hay que usar lejía porque podría decolorarlos, solo el jabón o detergente sera suficiente.

Se debe dejar los cordones en remojo por algunos minutos ya que esto ablandara la suciedad para que sea más fácil eliminarla de las fibras. Luego, usando un cepillo pequeño hay que frotar todo el cordón, especialmente en las zonas más sucias o con manchas.

Siempre hay que poner cuidado en las puntas de los cordones que pueden ser de metal o plástico ya que al lavarlo con fuerza pueden romperse.

Para terminar, solo hay que enjuagar los cordones con abundante agua y habrán quedado como nuevos.

¿Cómo secar los cordones de zapatillas después del lavado?

La mejor forma para secar los cordones de zapatillas es colgarlos de un tendedero, preferentemente al aire libre.

Usar la secadora no es una buena opción ya que pueden enredarse y, según el material, podrían encogerse también. Además, el herrete o punta del cordón también puede dañarse, desprenderse y perderse.