Saltar al contenido

¿Cómo limpiar los chinchulines antes de cocinarlo?

Los chinchulines pueden limpiarse sumergiéndolos en agua, leche, vinagre o jugo de limón.

¿Qué son los chinchulines y por qué hay que limpiarlo?

Los chinchulines son una achura que no pueden faltar en las parrillas. Se trata del intestino delgado de la vaca. Se lo llama ‘chinchulin’ cuando va a ser destinado para el consumo. Otros nombres con el que se lo conoce son: choncholí, chinchurria, chunchule, chunchurria o chunchullo.

La mayoría de las achuras requieren de una buena limpieza antes de ponerlos a cocinar ya que se trata del intestino delgado. No es un procedimiento difícil, para nada.

¿Hay que limpiar la grasa de los chinchulines?

Al comprar los chinchulines hay que cuidar que sean achuras frescas. La forma más fácil de saber esto es fijándose que tengan un color marrón y no tengan manchas o liberen un liquido de color verde.

Es normal que los chinchulines tengan mucha cantidad de grasa en uno de sus bordes. Esto no quiere decir que este en mal estado.

Antes de cocinarlo hay que quitarle parte de esa grasa, no eliminarla en su totalidad ya que sino al cocinarlos quedaran secos. Se debe usar un cuchillo afilado y quitar la mitad de la parte grasosa en todo el chinchulin.

¿Cómo lavar los chinchulines con leche?

Una de las formas en las que se puede lavar los chinchulines es con leche. Solo hay que colocar las achuras en un recipiente con leche y dejar en remojo por algunas horas. Luego se los debe retirar y lavar bajo el chorro de agua del grifo.
Algunas personas también lo dejan en remojo en agua, en lugar que en leche, y la limpieza sigue siendo efectiva.

El segundo paso es dar vuelta los chinchulines y limpiarlos del otro lado. No siempre esto es necesario, pero si se cuenta con tiempo es bueno hacerlo.

Con un cuchillo quita la mitad de la grasa del chinchulin y ya estarán listos para cocinar.

¿Cómo lavar los chinchulines con vinagre y limón?

Otra buena opción es limpiar los chinchulines con vinagre o zumo de limón. Hay que lavar las achuras bajo el agua del grifo y colocarlos en un recipiente cubiertos de vinagre o jugo de limón exprimido. Se lo puede dejar en remojo entre 2 y 3 horas, y luego enjuagarlos nuevamente.