Saltar al contenido

¿Cómo limpiar las tazas manchada con té y café?

El té y el café son las infusiones más consumidas, principalmente en el desayuno. Estas bebidas dejan residuos en la taza y con el paso del tiempo van creando una especie de aureola de color marrón en la taza. Estas manchas pueden quitarse con lejía, aunque en su lugar también se pueden usar remedios caseros como vinagre y limón, sal y bicarbonato de sodio.

¿Cómo quitar las manchas de té y café de las tazas?

Las tazas de café pueden recuperar su color original, aun las tazas blancas, eliminando las manchas de té y café con algunos de estos remedios caseros.

Bicarbonato de sodio: Este es un potente limpiador que es aun más efectivo si se mezcla con agua caliente. Solo hay que lavar la taza con agua caliente y aplicar bicarbonato de sodio sobre las manchas. Utilizando un cepillo o esponja se debe frotar sobre las manchas para eliminarlas. Luego hay que enjuagar con abundante agua.

Sal: Se puede emplear sal fina o gruesa. Solo hay que añadir una cucharada pequeña de sal en el interior de la taza y frotar con un paño. Si queda alguna mancha resistente, se puede añadir alguna gota de limón para que se limpie más fácilmente.

Vinagre y limón: Antes de usar lejía o cloro para limpiar tazas se recomienda mezclar vinagre y limón. El ácido de estos dos ingredientes juntos eliminara las manchas en un tiempo de 30 minutos aproximadamente. Luego hay que enjuagar con abundante agua.

Consejos para limpiar tazas manchadas con café y té

  • Usa una esponja con textura para frotar sobre las manchas así se eliminan más fácilmente, a veces no hace falta siquiera utilizar un producto limpiador.
  • Para evitar que las tazas queden manchas con té o café es recomendable lavarlas apenas se las termine de utilizar.
  • Después de lavar las tazas hay que dejarlas boca abajo para que no le queden restos acumulados que puedan mancharla.
  • Si el material de la taza es fácil de rayarse entonces no se debe emplear bicarbonato para la limpieza. En este caso es mejor aplicar una mezcla de vinagre y limón, o bien lejía o cloro.