Saltar al contenido

¿Cómo limpiar las sardinas antes de cocinarlas?

Las sardinas deben ser limpiadas antes de ser cocinadas. Este proceso consiste en abrir las sardinas, quitar las tripas y otros restos, y luego lavar para quitar las escamas.

¿Cómo saber si las sardinas son frescas?

Para saber si las sardinas están frescas o no, solo hay que tocarlas. Las sardinas firmes tienen la carne fresca.

Como en algunas ocasiones no es posible palpar las sardinas, por ejemplo en el mercado. Entonces hay que observar las características del pescado.
Si las sardinas son frescas, sus escamas deben lucir plateadas y brillantes, al igual que sus ojos que no deben tener rastros de sangre.

Mientras más días pasan, las sardinas van perdiendo su frescura, su carne se pone más blanda, su piel se opaca y sus ojos se tornan rojizos.
En los mercados comúnmente les cortan la cabeza y las filetean para disimular que han perdido su frescura, así que no es recomendable comprarlas en este estado. No quiere decir que estén feas, pero no tienen las mismas propiedades nutricionales, ni el mismo sabor.

¿Cómo abrir y limpiar las sardinas?

Para poder abrir y limpiar las sardinas se recomienda cubrir la mesa con papel servilleta, o también puede utilizarse papel periódico viejo. Esto es con el fin de no manchar la mesa con sangre u otros residuos que puedan quedar de las sardinas.

Coloca la sardina sobre una tabla de madera y con un cuchillo, que se recomienda sea pequeño y bien afilado, haz un corte a lo largo de la sardina para abrir su estomago. Al encontrar las tripas, retiralas y botalas a la basura.

Toma el cuchillo y corta la cabeza de la sardina. También corta las aletas, para esto te sera mejor utilizar una tijera ya que es más fácil y seguro.

Coloca la sardina con el corte hacia abajo y presiona por encima para despegar la espina. Extiende el corte que haz hecho sobre la sardina y retira toda la espina. Remueve también los nervios y la cola.

¿Cómo lavar la sardinas?

Una vez que las sardinas ya están limpias, entonces se las puede lavar. Es recomendable colocarlas a todas en un colador, es decir un recipiente que tenga orificios y permita el paso del agua.

Coloca el colador con las sardinas bajo el chorro del agua del grifo. Usando los dedos, retira las escamas .

Usa servilletas de papel para absorber la humedad que queda en las sardinas y ya estarán listas para adobar y cocinar.