Saltar al contenido

¿Cómo limpiar las ollas por fuera?

Para limpiar la base y la parte de afuera de las ollas se puede utilizar una mezcla de vinagre blanco con sal o bicarbonato de sodio. La grasa acumulada se puede retirar con agua caliente y detergente, o congelandola y fregando con una esponja de acero.

¿Cómo limpiar la base de las ollas?

La base de las ollas se ensucia con facilidad ya que cada vez que se las utiliza queda acumulado grasa y restos de la comida que se cocina. Ademas, el calor del fuego o la vitrocerámica, van oscureciendo la base de las ollas y luego lucen como si estuvieran quemadas.

En el mercado se pueden encontrar muchos productos para limpiar las ollas por fuera, depende del material de las mismas.
También en casa se pueden conseguir algunos productos con propiedades limpiadoras que sean útiles para quitar la grasa y suciedad de la base de las ollas.

Uno de estos productos naturales es el vinagre blanco. Se lo puede mezclar con sal y sera muy efectivo para eliminar toda la suciedad. Solo hay que humedecer una esponja en la mezcla y pasar por toda la parte de afuera de la olla, dejar actuar para que la suciedad se ablande y luego enjuagar con abundante agua.

Otra opción es mezclar el vinagre con el bicarbonato de sodio. Este ingrediente siempre da buenos resultados si se trata de limpieza y en este caso no sera la excepción. Se puede cubrir la superficie exterior de la olla con bicarbonato y luego rociar o humedecer con vinagre.

Si alguna mancha o suciedad es muy resistente, entonces se puede utilizar una esponja de metal o estropajo para eliminarlas por completo.

¿Cómo quitar la grasa de la parte de afuera de las ollas?

La forma más fácil de quitar la grasa de las ollas por fuera es sumergiéndola en agua caliente y detergente.
En lo posible debe tratarse de un buen detergente anti grasa para que la limpieza sea más efectiva. Hay que colocar la olla dentro de otro recipiente más grande con agua caliente. Dejarla reposar allí por una hora o más.
Después de esto sera muy fácil retirar toda la suciedad, ni siquiera se necesitara de una esponja de metal.

Otra alternativa es colocar la olla en el congelador. Funciona bien si se trata de una olla anti-adherente. Solo hay que dejarla allí por media hora aproximadamente y al retirarla se la puede limpiar con un estropajo.