Saltar al contenido

¿Cómo limpiar grasa sobre acero inoxidable?

El acero inoxidable es un material de fácil limpieza. La grasa puede limpiarse solo con agua caliente y jabón. Las manchas mas difíciles pueden quitarse utilizando vinagre y bicarbonato de sodio.

¿Cómo limpiar el acero inoxidable en la cocina?

Por sus propiedades, el acero inoxidable se ha convertido en un material de excelencia para la cocina. Es estético y elegante, resistente a la humedad, y fácil de limpiar lo que evita la acumulación de bacterias.

En la cocina, el acero inoxidable se encuentra presente en las mesadas, ollas y cacerolas, y otros utensilios.
Después de utilizarlos para el proceso de cocinar, es normal que estos queden sucios con grasa. Normalmente, esta suciedad se elimina utilizando agua caliente y jabón, fregando con una esponja suave.

En el caso que se trate de una mancha de grasa rebelde, es importante saber que no se deben utilizar limpiadores abrasivos ya que podrían ser agresivos para el acero. Lo mejor es reemplazar la esponja por un cepillo suave y aplicar vinagre y bicarbonato de sodio.

¿Cómo quitar las manchas fáciles de grasa en acero inoxidable?

Los cuchillos, cucharas y otros utensilios que se empleen para cortar o manipular los alimentos, quedaran manchados con grasa, pero por lo general son fáciles de limpiar.

Basta con mantenerlos en remojo algunos pocos minutos en agua caliente y jabón Luego, esta grasa se quitara sola al limpiar con una esponja o paño.
Este método es sencillo, rápido y económico. Así también, es un método suave para evitar manchas y ralladuras sobre la superficie del acero.

En caso que la mancha sea resistente, también se puede emplear alcohol. Después de limpiar, es necesario enjuagar con abundante agua.

Evita que el acero inoxidable mojado se seque al aire, esto puede dejar manchas. Lo mejor es secar con un paño limpio.

¿Cómo quitar las manchas difíciles de grasa en acero inoxidable?

Por otra parte, las cacerolas y bandejas de acero inoxidable pueden tener manchas de grasa mas difíciles de quitar.
Lo recomendable es limpiarlas justo después de haber cocinado. Si las bandejas y cacerolas quedan en reposo y la grasa se enfría, se solidifica y se vuelve mas difícil de quitar.

En estos casos, lo mejor es utilizar bicarbonato de sodio. Se debe mezclar con agua caliente y esparcir sobre toda la superficie.
Después de dejarlo actuar por unos minutos, la grasa puede ser eliminada con una esponja o cepillo.

Luego de esto, seria ideal también aplicar vinagre y volver a limpiar el acero inoxidable. Este tiene propiedades desinfectante que son muy buenas para los utensilios de cocina, y ademas pule la superficie otorgándole brillo.