Saltar al contenido

¿Cómo limpiar cortinas roller?

Las cortinas roller son una opción muy moderna, totalmente practicas y muy atractivas estéticamente Al estar expuestas en la ventana es normal que acumulen suciedad y polvo. Es importante limpiarlas con frecuencia para que sigan luciendo bien y evitar la formación de manchas. Por su estructura y material, las cortinas roller no pueden ser lavadas en lavadoras, algunas nisiquiera son de tela lavable. Siempre deben limpiarse manteniendolas estiradas y sin utilizar lejía u otros productos abrasivos.

¿Cómo lavar cortinas roller?

Otra de las ventajas que tienen las cortinas roller es que son de fácil limpieza. Cada día es recomendable pasarle un plumerillo para retirar todo el polvo y al menos una vez por semana un paño húmedo para eliminar otras suciedades.

Si es necesario lavar las cortinas roller es importante saber que estas no pueden lavarse en la lavadora, ni mucho menos secase en la secadora. Estas cortinas se lavan a mano.
Antes de comenzar con el proceso de lavado es necesario comprobar que la tela sea lavable.

Para lavar las cortinas hay que retirarlas y extenderlas en el suelo. Con un cepillo y una aspiradora se debe retirar todo el polvillo.
Luego, la cortina debe ser sumergida en una bañera llena de agua caliente y jabón suave. Nunca se debe utilizar lejía o detergentes muy abrasivos para evitar desgastes en la tela, o que el color se destiña.

Después de dejar la cortina en remojo por 30 minutos ya se la puede enjuagar con abundante agua.

Para el secado, la cortina debe mantenerse siempre estirada, se la puede extender al aire libre. Nunca en un sitio donde el sol le de directamente.

¿Cómo limpiar cortinas roller no lavables?

Si la tela de cortina roller no es lavable, entonces se puede limpiar con una esponja húmeda y un limpiador de telas sintéticas.
Igualmente primero hay que quitar el polvo utilizando la aspiradora. Para que la limpieza sea más fácil hay que retirarla de la ventana y extenderla en el suelo.

Rocía la cortina con una mezcla de agua y jabón. Luego, con una esponja o un paño suave frota la tela para eliminar toda la suciedad.
Luego, con un paño limpio y húmedo retira los restos de jabón y termina la limpieza. Deja secar y la cortina estará lista para ser colocada nuevamente en la ventana.