Saltar al contenido

¿Cómo hacer que los niños coman más verduras y frutas?

Los niños necesitan de las frutas y verduras en su alimentación diaria. Los padres pueden lograr que los niños coman más frutas y verduras con su ejemplo, decorando platos divertidos, contando cuentos y probando diferentes formas de cocción.

¿Cuáles son los beneficios de comer frutas y verduras?

Una dieta saludable es una dieta que incluya verduras y frutas. Estos alimentos de origen natural contienen nutrimentos necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

Las verduras y frutas aportan:

  • Vitaminas, principalmente vitamina A y C
  • Minerales como calcio, fósforo, hierro y potasio
  • Fibra
  • Agua

Ademas, las frutas y verduras son bajos en grasa por lo que son ideales para llevar una buena alimentación.

¿Qué pasa si un niño no come frutas y verduras?

Los niños que llevan una dieta baja en verduras y frutas pueden tener muchas consecuencias negativas en su salud. Estos efectos se notan a largo plazo, durante la adolescencia.

En la mayoría de los casos, los niños mal alimentado durante la adolescencia sufren de sobrepeso, obesidad, problemas cardiovasculares, colesterol, enfermedades intestinales, entre otras.

Las frutas y verduras aportan muchas vitaminas que el sistema inmunológico necesita para estar fuerte ante las enfermedades, contagios e infecciones. Así también, el organismo necesita de la fibra y el agua que aportan estos alimentos naturales para eliminar, por medio de la orina, todos los residuos.

¿Cómo lograr que los niños coman frutas y verduras?

Es normal que los niños no tengan a las frutas y verduras como sus “alimentos preferidos”. Ellos siempre preferirán una pizza, una hamburguesa o una golosina. Es responsabilidad de los padres enseñar a sus hijos a alimentarse de forma saludable. Aquí algunos consejos para lograrlo:

  • Nunca hay que presionar, ni obligar a los niños. No es bueno que los niños se estresen. Ellos deben relacionar las verduras y frutas con algo bueno, saludable, rico y divertido.
  • Probar diferentes frutas y verduras. En una etapa de la niñez, los pequeños se acostumbran a ciertos alimentos y no quieren cambiarlos. No hay que obligarlos, solo darle de probar diferentes frutas y verduras e ir incluyéndolas poco a poco en la dieta.
  • Ofrecer las frutas y verduras en diferentes formas. Las verduras pueden cocinarse de diferentes maneras. Las frutas pueden cortarse en trozos o rallarse. Hasta se pueden preparar platos con decoraciones divertidas para captar su atención.
  • Aprovecha condimentos, salsas y aderezos para que los niños acepten mejor las verduras.
  • Cuenta cuentos relacionados con frutas y verduras para que los niños se sientan atraídos por las frutas y verduras. Por ejemplo, la historia de Popeye y las espinacas.
  • Los niños debe ver a los padres comiendo sano para seguir su ejemplo.