Saltar al contenido

¿Cómo generar un hábito de estudio?

Crear un hábito de estudio facilita la asimilación de conocimientos y el rendimiento del tiempo. Para alcanzar dicho objetivo, es necesario tomar en consideración un conjunto de métodos de estudio, que faciliten el rendimiento académico. Dentro de estos métodos se encuentran el subrayado y el resumen. Sin embargo, durante las últimas décadas, empezaron a utilizarse técnicas modernizadas, tales como: cuadros comparativos, mapas conceptuales, entre otros.

Recomendaciones para obtener un adecuado método de estudio

Los expertos manifiestan que para poder generar un aprendizaje que le permita al cerebro captar la información y recordar lo aprendido después.

 Se requiere aplicar ciertos consejos a lo largo del proceso de aprendizaje, dentro de las cuales se pueden mencionar las siguientes:

Disponer de una buena zona de estudio, lo que implica poder contar con un área tranquila, donde haya buena ventilación e iluminación.

El espacio de estudio debe estar libre de distracciones

 Estas condiciones permiten generar un ambiente físico agradable al momento de estudiar, lo cual influirá de forma directa en el nivel de concentración, propiciando un rendimiento óptimo.

De igual forma, es necesario administrar el tiempo disponible y poder separar las horas de estudio de las horas de recreación y esparcimiento

Se pueden adecuar 3 o 4 bloques de 2 horas para repartir las actividades, sin descartar las horas de descanso, para evitar entrar en la ansiedad.

De esta forma, el individuo llega a autoconocerse, descubriendo durante qué periodo del día obtiene su mejor nivel de rendimiento.

Así mismo, si existen dificultades para rendir los periodos de descanso, se puede elaborar una lista de actividades para lograr desconectarse del estudio pudiendo de esta forma, mantener el equilibrio necesario para llevar una vida saludable.

No se recomienda ausentarse a una clase por estudiar para otra, porque incluso si no se llega a organizar bien el tiempo, lo menos recomendable es dejar de ir a clases por quedarse estudiando.

Más Información: ¿Qué es una Técnica de Estudio?

Es beneficioso enfrentar los problemas y no huir de ellos; aun si la clase llega a ser poco entretenida.

De igual forma, se debe estudiar de manera continua y no un día previo al examen. Sin importar lo tentador que sea, no es lo mejor que se puede hacer si el objetivo es generar un buen hábito de estudio.

Es preferible aprovechar el tiempo, y para ello, hay que tener un plan de estudio y no dejar las cosas para último momento.

Así mismo, es importante no saturarse. El cerebro canaliza mejor las ideas de forma progresiva, beneficiándose así, la salud mental.

De igual manera, procura mantener una actitud humilde, que permita aprender de los errores, lo cual ayudará a mejorar.

Porque si no se modifican las acciones que no brindaron ningún beneficio, no se logrará un mejor resultado.

Técnicas para desarrollar un hábito de estudios

Los expertos recomiendan que el estudiante vaya probando progresivamente hasta obtener la técnica que le resulte competente, puesto que no todas las personas cuentan con la misma forma de aprendizaje.

Existen diversas técnicas entre las cuales se mencionan las siguientes:

La lectura rápida, ayuda a conseguir las ideas principales de forma global.

El subrayado, resalta las ideas más importantes.

El subrayado es una de las técnicas más prácticas para estudiar

El resumen o esquema, adjunta lo que más destaca en el texto, usando las propias palabras, y poder recordar con facilidad.

La memorización, se recomienda realizar lecturas en voz alta, para captar la información sin dificultades.

Repasar con otra persona e interactuar sobre lo aprendido, ayuda a asimilar mejor el conocimiento.

Beneficios de un hábito de estudio

Encontrar un método de estudio para asimilar las ideas, sirve para obtener un aprendizaje eficiente y prolongado, sirviendo de guía para toda una vida académica.

Más Información: ¿Sacar apuntes a mano ayuda a facilitar el estudio?

De igual forma, ayuda al individuo a gestionar el tiempo de forma adecuada, brindando una preparación para el futuro y proporcionando el desarrollo de la responsabilidad y autonomía.