Saltar al contenido

¿Cómo escoger los manteles para la boda?

Para escoger los manteles de la boda se debe poner atención en el estilo de la celebración, la combinación de colores y la calidad del textil.

¿Qué tipo de mantel escoger según el tipo de boda?

Para poder elegir el mantel que lucirán las mesas de la boda es importante tener determinado el estilo de la celebración.

El diseño de un mantel para una boda de día, no es el más adecuado para una boda de noche, o viceversa. Así también es diferente el tipo de mantel que se necesita para una boda rustica, que para una boda moderna o vintage.

Si se trata de una boda formal, por lo general los manteles suelen ser blancos. También pueden ser crudos o de algún tono ocre. Quienes prefieran un tono más satinado, pueden optar por un mantel dorado.

Relacionado: ¿Qué es un wedding planner?

Para las bodas de día, los manteles se destacan por sus colores claros y fuertes. Estos pueden combinarse con vajilla color blanca y lucen maravillosos.

Otros consejos a tener en cuenta para elegir manteles para la boda

Lo cierto es que no existen reglas para elegir los manteles de la boda. Cada persona puede escoger el diseño de mantel que más les guste para combinar con la decoración de la celebración.

Para quienes prefieren mantenerse dentro de lo tradicional, la mejor opción es el blanco. Este, por ser un tono neutro, puede combinarse casi con todos los estilos de boda. Ademas, puede personalizarse ya que se puede combinar con vajillas y servilletas de todos los colores.

Los manteles pueden estar acompañados de cubre manteles. Estos tienen la función de proteger al mantel y se van cambiados durante la celebración para que la mesa siempre luzca limpia. Se puede aprovechar estos complementos para añadirle un toque de color o personalización a las mesas.

Más Información: ¿Por qué muchas parejas se casan en secreto?

Ademas de los colores, también es muy importante poner atención en la calidad del textil de los manteles.
Los manteles de mejor calidad, por supuesto, tienen un precio más alto. Si no cuentas con mucho presupuesto puedes optar por alquilar una manteleria de buena calidad, en lugar de comprar manteles más económicos.