Saltar al contenido

¿Como era la sociedad durante la revolucion industrial?

La sociedad durante la época de la Revolución Industrial se dividió básicamente en dos polos muy contrastantes, por un lado, estaba el Proletariado Industrial y por otro la Burguesía Industrial.

¿Cuales  eran  las  caracteristicas de cada uno?

Cada uno de ellos tenía sus propias características y conflictos con los cuales tuvo que lidiar este período.
Proletariado Industrial:al cambiar las condiciones de trabajo y generarse nuevas fuentes de empleos, las personas comenzaron a emigrar de los pueblos a los grandes centros poblados.

El campesino trabajador de la tierra se convirtió en todo un obrero industrial.

Más Información: ¿Cuales son las etapas de la historia?

Las viviendas y habitaciones se volvieron escasa y las personas tenían que vivir hacinadas, lo que dificultaba no solo tener comodidades, sino que las normas de higiene se veían comprometidas.

Sin contar que las jornadas de trabajo eran de por lo menos 14 horas diarias, esto aplicaba por igual a hombres, mujeres y niños; en la mayoría de los casos los trabajadores no contaban con ningún tipo de protección legal, los patronos se aprovechaban de esto y les pagaban una miseria de salario.

Todos estos aspectos hacían que los trabajadores y la población en general no solo tuviese carencias materiales, sino que su espíritu también se veía afectado. Es por ello que comienzan a desarrollarse los vicios y la prostitución en la sociedad de aquella época.

Más Información: Cual es el primer periodo de la historia?

¿Como era la burguesía industrial?

La otra cara de la moneda social era la burguesía industrial, estos empresarios fortalecieron al máximo su poder económico y social. Esto trajo como consecuencia que se estableciera el sistema capitalista, el cual establecía los medios de producción como propiedad del empresario y los precios de cada uno de los productos se fijaba según la oferta y la demanda.

Esta nueva burguesía deja de lado a los terratenientes aristócratas y se establece que los privilegios sociales de deriva del tamaño de su fortuna y no por sus orígenes. Estos nuevos empresarios acumulaban sus riquezas no solo como resultado de su venta y comercialización de productos, sino que pagaban a sus empleados un salario miserable e injusto para el trabajo que desempeñaban los obreros.