Saltar al contenido

¿Como era la musica y la danza en el Renacimiento?

En el Renacimiento no todo fue pintura, escultura y arquitectura, la música y la danza también tuvieron un papel relevante. Eran las formas más emblemáticas de desarrollar la calidad humana desde lo más profundo.

¿Como era la música renacentista?

La música desarrollada durante el Renacimiento contenía una gran polifonía, así como una riqueza instrumental.

En esta época se desarrolló el género madrigal, que fue considerado profano y que conjugaba de forma magistral la letra y la música. Se desarrolló un sistema especial para imprimir la música en el pentagrama.

Hubo músicos que comenzaron a experimentar con diversos instrumentos que normalmente no se utilizaban juntos.

Más Información: ¿Quien fue Edgar Allan Poe?

En los países donde la religión era protestante hubo un gran interés e impulso de la música, ya que su principal representante exaltaba la presencia musical en la liturgia. Así fue como se comenzaron a usar con mayor frecuencia los coros, los cuales cantaban a capella o acompañados con algunos instrumentos.

Para los últimos años del siglo XVI aparece la ópera, ésta nace como inspiración del teatro griego, donde las obras se cantaban.

 

¿Como era la danza Renacentista?

La danza desarrollada durante el Renacimiento fue muy refrescante y revitalizadora, gracias al papel protagónico que obtuvo el hombre por encima de la religión. Se comenzaron a realizar danzas que representaban historias, se emplearon muchas historias basadas en la mitología clásica.

Más Información: ¿Cuales son las paradojas de Zenon y Arquimeles ?

En esta rama artística vuelve aparecer una Médici como protectora o patrocinante, Catalina fue una de las principales propulsoras de las historias danzadas. En Francia se acuña por primera vez el término ballet para el grupo de personas que desarrollaban las historias danzadas. Estos grupos podían bailar en distintos estilos, por ejemplo, la pavana, la gallarda o el tourdion.

La danza fue una forma de liberar el espíritu y estar en sintonía con los sentimientos. El hombre comenzó a ser el centro de todas las expresiones artísticas y la danza no iba a ser la excepción. Se comienzan a desarrollar historias cada vez más complejas y con un mayor número de movimientos, de tal forma que la agilidad y anatomía corporal se mostraran en su máxima expresión.