Saltar al contenido

¿Cómo elegir la almohada perfecta?

La almohada ideal es aquella que pueda ofrecer las mejores condiciones para el descanso. Por este motivo elegir la “almohada perfecta” depende de las necesidades y preferencias de cada persona. En la elección hay que tener en cuenta la postura al dormir, si hay algún problema de salud, la firmeza, el tamaño y el material.

¿Cómo elegir la mejor almohada para dormir?

Postura

Para elegir una almohada es importante tener en cuenta la postura o posición al dormir.

Boca arriba

En este caso lo mejor es escoger una almohada de grosor nivel medio para que el cuello se mantenga alineado con la espalda. Además, es bueno contar con una almohada que sea medianamente firme para que sostenga el cuello y cabeza.

De lado

Para dormir de lado se debe usar una almohada medianamente gruesa que eleve la cabeza y la mantenga alineada con la columna. Si es muy baja o demasiado alta obligara al cuerpo a tomar una posición incomoda e insalubre.

Boca abajo

Para estas personas lo mejor es usar una almohada blanda para que sea cómoda. Hay que recordar que los médicos no recomiendan dormir boca abajo porque puede ser dañino para la columna cervical.

Diferentes posturas

Para las personas que se mueven y cambian de posición durante la noche, la almohada ideal debe ser flexible y adaptable para que puedan sentirse cómodos en cualquier postura.

Problemas de salud

Al momento de elegir una almohada para dormir se debe tener presente si hay algún problema de salud, enfermedad o dolor.

Almohadas cervicales

Se trata de almohadas que están pensadas en ofrecer sujeción para el cuello, de modo que no quede desalineado de la columna y provoque dolores.

Almohadas de agua

Este tipo de almohadas son muy recomendadas para personas que tienen problemas en la columna vertebral y necesitan de una almohada adaptada a sus necesidades siendo que pueden cargarle la cantidad de agua deseada para personalizar sus cualidades, no pierden firmeza y no se deforman.

Almohadas termoreguladora

Están confeccionadas con un material que evita los cambios bruscos de temperatura que pueden alterar el sueño nocturno. Además, algunos modelos son capaces de absorber el calor del cuerpo, ideal para quienes sufren de sudoración excesiva.

Almohadas oxigenantes

Se trata de un tipo de almohada diseñada para favorecer la circulación sanguínea, lo que es muy importante para la salud y el buen descanso nocturno.

Firmeza

Aunque cada persona puede tener sus preferencias, en este caso siempre lo más recomendable sera optar por una almohada de firmeza intermedia.

Almohada dura

Las almohadas que son muy duras pueden provocar una mala posición del cuello a la hora de dormir, causando dolores y molestias en la columna cervical.

Almohada blanda

Si la almohada es muy blanda, al acostarse la cabeza se hundirá y esto causara molestias al momento de dormir.

Tamaño

Se recomienda que la almohada nunca sea más ancha que los hombros y en cuanto a altura, puede ser baja, media o alta.

Almohadas bajas

Miden aproximadamente 10 cm. Son más indicadas para quienes duermen boca abajo.

Almohada de altura media

Una almohada de 12 cm es más recomendada para las personas que duermen boca arriba ya que son medianamente firme.

Almohada alta

Una almohada alta, de aproximadamente 15 cm, puede ser utilizada por las personas que duermen de lado para que el cuello se alinee a la espalda.

Material

El material de la almohada es un factor muy importante a tener en cuenta para disfrutar de un buen descanso.

Espuma

Estas almohadas son de poliuretano. Se caracterizan por ser duraderas y estables. No se deforman, pero mantienen la forma por algunos minutos y esto puede resultar incomodo para quienes cambian de posición varias veces durante la noche.

Pluma

Se encuentran rellenas de pluma de pato u oca. Son muy blandas y adaptables, recuperan su forma rápidamente. Algunas personas son alérgicas a las plumas de animales así que estas almohadas les provocan problemas respiratorias y otras molestias.

Látex

Las almohadas de este material son de muy buena calidad. Se caracterizan por ser cómodas, adaptables, hipoalergénica y de fácil limpieza. El único punto negativo de este tipo de almohadas es que el material no es transpirable y puede humedecerse.

Fibras sintéticas

El material más utilizado es el poliéster. Se destacan por su densidad media y por ser hipoalergénica. Son recomendadas para niños y personas que duermen boca abajo.