Saltar al contenido

¿Cómo desinfectar el calzado?

Los zapatos y zapatillas, dependiendo su material, pueden desinfectarse con un lavado con agua y jabón, alcohol y lejía

¿Por qué es importante desinfectar el calzado?

En muchas culturas existe la costumbre de descalzarse antes de entrar al hogar. Esto, ademas de ser una señal de respeto, también es un buen habito para mantener el higiene de la casa ya que se esta evitando la propagación de microorganismos nocivos.

En la suela de los zapatos se acumulan muchísimas bacterias, como también en el interior de los mismos. Según un estudio, se ha comprobado que en las suelas y el interior pueden acumularse más de 400 mil bacterias, entre estas se pueden mencionar el E. Coli, Klebsiella, y Serratia marcescens, que pueden afectar la piel, el sistema respiratorio y el intestino.

Es por esto que se vuelve muy importante desinfectar el calzado de forma habitual para prevenir la transmisión y contagio de enfermedades.

¿Cómo limpiar y desinfecta tus zapatos?

Aunque parezca una tarea complicada, la desinfección de zapatos y zapatillas es algo muy sencillo. Un lavado con agua caliente y jabón detergente es suficiente para eliminar más del 90% de las bacterias que pueda haber en el interior y exterior del calzado.

En caso que no se pueda lavar el calzado, lo más recomendable es limpiarlo con un paño humedecido en alcohol.
Primer hay que limpiar quitando la suciedad del exterior y dejarlo al aire libre, mucho mejor si es en el sol. Luego si se pueden desinfectar con alcohol o algún otro antiséptico.
Si el material del zapato lo permite, entonces se puede sumergir el calzado completo en alcohol y luego limpiarlo frotando con un paño o esponja.

Otra forma rápida y fácil de desinfectar los zapatos antes de ingresar al hogar es rociar lejía en la suela.
Prepara una mezcla de 20 ml de lejía y 1 litro de agua en una botella, agitar y luego aplicar con un rociador o simplemente un paño húmedo.