Saltar al contenido

¿Cómo desarrollar la empatía?

La empatía es la capacidad de una persona de entender los sentimientos, emociones, circunstancias y hechos que puedan incidir sobre una persona para que actúe o se comporta de una u otra forma. Por la relevancia social de la empatía es importante poder desarrollarla y mejorarla. Para ser empático hay que observar detenidamente el entorno de la otra persona; esto permite entender tanto los mensajes que la persona expresa como los que no; y así poder comprenderla mejor.

Importancia de la empatía

Ante las exigencias diarias y naturales del ser humano de convivencia social los expertos consideran que es necesario entender la importancia de desarrollar y fortalecer la empatía.

El ser empático facilita las relaciones sociales, porque cuando se entienden las causas que motivan a las personas a actuar de determinada manera, se les puede conocer mejor.

Y de esa manera saber lo que necesitan y lo que podría ayudarles e incluso a veces las personas sólo necesitan sentirse escuchadas y comprendidas.

Cómo desarrollar la empatía
La empatía fortalece las relaciones sociales

La empatía hace que se genere un lazo de confianza con la persona, debido que al sentirse comprendida la persona deja de estar a la defensiva y eso le permite compartir sentimientos y emociones con libertad.

Facilita la comunicación con las demás personas, porque cuando se es empático se habla sobre temas y conversaciones que para los miembros del grupo social resultan interesantes, por sentirse identificados con los temas planteados.

Fortalece el liderazgo, el entender las necesidades, debilidades y deseos de las personas permite generar estrategias que propicien la motivación necesaria para contribuir a desarrollar sus potencialidades.

Más Información: ¿Qué significa empatía?

Al comprender a las personas; y poder en la medida de las posibilidades ayudarles, sin duda alguna puede contribuir a generar una sociedad donde se pueda construir la solidaridad con integrantes más humanos.

Hábitos que ayudan a desarrollar la empatía

Dentro de los que se pueden señalar: Escuchar de forma activa, es decir poner atención plena en lo que la persona comunica para oír más allá de las palabras.

Y demostrar con hechos que se comprende la emoción, sentimiento o situación, que está viviendo la persona.

No interrumpir al interlocutor mientras habla, y emitir opiniones solo si la persona lo solicita.

Cómo desarrollar la empatía
Escuchar con detenimiento las necesidades de la persona es parte de ser empático

En este punto es importante que al momento de emitir algún comentario se haga con sinceridad, prudencia y consideración hacía lo que la persona vive y expresa.

Buscar entender a la otra persona sin juzgarla, aquí es importante tratar de entender a la otra persona y cuáles pueden ser las circunstancias, situación o sentimientos que pueden hacer que actúe de determinada manera.

Practicar la tolerancia lo cual implica comprender que existen diferentes formas de ver las cosas y cada una de ellas es válida, y por lo tanto se deben respetar.

Evitar sacar conclusiones de manera apresurada, para ello, hay que tomarse el tiempo requerido para observar con detenimiento los detalles.

Porque en las cosas sencillas que puedan apreciarse se pueden obtener grandes cosas.

Actitudes que limitan el desarrollo de la empatía

En el comportamiento del ser humano existen ciertos elementos que pueden impedir que se logre la comprensión de otra persona, dentro de esos elementos los expertos mencionan los siguientes:

No estar concentrando en el tema que plantea el interlocutor; y pretender resolver varias cosas a la vez.

Más Información: ¿Cómo abordar conversaciones difíciles de manera exitosa?

Pensar sólo en las preocupaciones propias, y no ceder espacio para escuchar al otro.

Querer hablar en vez de escuchar con atención. Esto sucede cuando nos preocupa lo que podamos decir, en lugar de estar interesados en lo que hable e incluso en lo que calle el interlocutor.

Que exista interferencia en el entorno, ya que se quiera o no el ruido externo genera distracción.

Encontrarse de manera interna en una situación de emociones encontradas.