Saltar al contenido

¿Cómo curar un mate?

Un mate necesita ser curado antes de ser utilizado. Este procedimiento varia según el material del mate.

¿Por qué es importante curar un mate?

“Curar un mate” significa preparar la superficie interna de este recipiente para que pueda ser cebado, es decir para que pueda contener la yerba y el agua.

Un mate no curado no puede ser utilizado ya que lo más probable es que se formen hongos y moho en su interior. Esto, no solo le otorgara un feo sabor y aroma al mate, sino que también puede causar indigestión a quien lo bebe.

Los mates que necesitan ser curados son aquellos que están fabricados en un material con poros, como por ejemplo los de madera y calabaza.
En cambio, aquellos mates de plástico, metal o cerámica, no necesitan ser curados porque el agua no penetra en la superficie de sus paredes interiores.

¿Cómo se cura un mate de madera?

La curación de un mate de madera debe realizarse aplicando aceite o mantequilla en su interior.

Para comenzar con este procedimiento se debe utilizar una cuchara. Con este utensilio se debe raspar el interior del recipiente para eliminar los restos de fibras de madera que estén sueltos.
Luego se debe colocar yerba mate hasta la mitad y añadir agua caliente hasta el borde superior. Algunos minutos después, la yerba habrá absorbido el agua y habrá que recargar el mate.

El tiempo de reposo del mate para su curación es de 12 a 24 horas. Después de este tiempo, ya se puede eliminar todo su contenido y volver a raspar con una cuchara.
Para finalizar, se debe enjuagar con abundante agua caliente y secar con un paño absorbente limpio.

¿Cómo se cura un mate de calabaza?

La calabaza es un vegetal con el que se pueden fabricar mates, pero para poder ser utilizado necesita ser curado ya que las fibras de su interior suelen ser amargas y tener mal aroma.

Para curar un mate de calabaza amargo se debe lavar con agua caliente refregando sus paredes interiores para eliminar las cutículas.
Este debe ser llenada con yerba de mate usada y agua tibia. Después de reposar por 24 horas, esta yerba tiene que ser eliminada y cargada con otra nueva y más agua tibia. Así se finaliza este proceso de curación.

Un mate de calabaza dulce, en cambio, debe ser curado con azúcar molida. Se debe lavar el mate y añadir dos cucharadas de azúcar sobre las paredes interiores del mate y dos brasitas. Con la palma de la mano se debe tapar la boca del recipiente y agitar por algunos minutos.
Este procedimiento debe ser repetido dos veces, enjuagado con agua caliente y dejar reposando una noche con yerba mate húmeda. Después de esto, el mate ya estará curado y listo para utilizarse.