Saltar al contenido

¿Cómo cuidar plantas de bambú?

Las plantas de bambú son muy adaptables y resistentes, no necesitan de muchos cuidados. Se recomienda fertilizar la tierra, regar frecuentemente y asegurarse que reciba 8 horas de luz solar diarios.

¿Qué especie de bambú elegir?

El bambú es una especie de planta que forma parte de las gramíneas Existen muchas especies de bambú, cada una de ellas tienen características diferentes y requiere de algunos cuidados especiales que es importante conocer antes de cultivarlas en casa.
La especie de bambú más elegidas para cultivar en el jardín es Phyllostachys Aurea. Por el color amarillo de sus cañas, que pueden llegar a alcanzar los 6 metros de alguna, también es conocido como ‘bambú dorado’.
Es apto para plantarse en maceta, siempre que la tierra sea fresca y rica en humus. Necesita un riego abundante.

Si lo que se desea es cultivar bambú para crear una valla divisora de ambiente, la mejor opción es cultivar la especie Pseudosasa Japónica. Se caracteriza por tener vallas altas y hojas grandes.

Para quienes buscan una especie de bambú más pequeña ya sea para espacios interiores o decoración, los Pleioblastus Auricoma son un tipo de bambú enano que cumplirá con esa función.

¿Qué cuidados necesita una planta de bambú?

Antes de plantar bambú es importante saber que se necesita de mucha paciencia. Al plantar las semillas pueden pasar años sin que se muestren señales de la germinación y crecimiento, pero luego comenzara a crecer de forma repentina y rápida hasta convertirse en un árbol. El tiempo de crecimiento de un bambú es de aproximadamente 10 años.

Los bambú pueden cultivarse en maceta o directamente en la tierra. Es recomendable fertilizar la tierra para que el bambú crezca más rápido, pero también más fuerte y saludable. Al ser una especie familia de las gramíneas sera necesario utilizar un fertilizante con alto contenido de nitrógeno. En la temporada de otoño se debe bajar el nivel de nitrógeno del fertilizante y durante el invierno es mejor no fertilizar la tierra.

En cuanto al regado, siempre se debe evitar las acumulaciones de agua o el suelo húmedo permanentemente ya que esto puede pudrir las raíces, pero hay que regar de forma frecuente ya que el bambú absorbe mucha agua.
Si el bambú esta plantado en tierra se recomienda regar 2 veces por semana, si la planta se encuentra en maceta habrá que aumentar la frecuencia de regado ya que las raíces no tienen la capacidad de profundizar en la tierra buscando agua por si mismas.

En cuanto a la luz solar, el bambú debe estar plantado en una ubicación en donde reciba 8 horas de luz solar por día.